ActualidadÚltima HoraZZ_Destacado-portada

Díaz se sacude las irregularidades en la fundación ligada a prostíbulos: «No estaba allí»

La ex presidenta andaluza comparece en la comisión parlamentaria que investiga la gestión de la Faffe y acaba defendiendo a Espadas y sugiriendo que se cite a Moreno

N. Acedo

Ha desplegado su energía habitual para desligarse de lo sucedido. La ex presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, ha comparecido hoy en la comisión parlamentaria que investiga la gestión de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) y ha defendido que los hechos que se analizan «no son coincidentes»  con las responsabilidades que ostentó en el Ejecutivo regional, ya que fue nombrada consejera de la Presidencia en mayo de 2012 y máxima dirigente de la Junta entre septiembre de 2013 y enero de 2019, mientras la Faffe se creó en 2003 y se liquidó en 2011. Ha querido dejar claro además que «nadie» en sus consejos de gobierno «tenía tarjetas», en alusión a las que se emplearon presuntamente en prostíbulos de la comunidad, y ha deslizado en varias ocasiones que tal vez se debería haber citado también a representantes del actual Gobierno autonómico, integrado por PP y Cs, para que expliquen lo actuado tras la eliminación de la antigua formación pública y no falte así esa «pata» del relato. Es más, se ha preguntado por qué no se ha llamado al presidente andaluz, Juanma Moreno, quien, a su entender, tendrá «la misma información» que ella o más.

Algunas de las preguntas formuladas por los diputados se han perdido en el agujero del tiempo, aunque la parlamentaria del PP Vanesa García ha remarcado que, aunque la Faffe se extinguió en 2011, no se liquidó hasta 2016, periodo en el que Díaz sí estaba en el Ejecutivo. Es más, ha reprochado a la ahora senadora que «los juzgados y la Fiscalía» hayan apuntado a que «su Gobierno no colaboró con la Justicia porque enviaba la documentación muy tarde y no cuando se la pedían», para poder esclarecer, por ejemplo, el uso irregular de tarjetas para pagar gastos en clubs de alterne, el abono de alquileres desorbitados o el «enchufismo» en la contratación de personal. La popular ha mantenido que existen «diligencias previas y expedientes de reintegro», algunos de los cuales «ya dicen que puede haber menoscabo de fondos públicos» y otros podrían haber «prescrito porque no se hizo nada». Y «hay sentencias condenatorias», ha rematado.

Tanto García como la diputada de Vox Ángela Mulas han puesto el acento en que «un mes antes» de su supresión, la Faffe fue beneficiaria de una «subvención excepcional» nominativa de «16 millones de euros» y «se estaba incluso contratando personal», de ahí que se complicara su eliminación. Se ha subrayado, asimismo, entre otras cuestiones, que el ex ente de la Junta habría recibido alrededor de «55 millones» en ayudas y que cuando la socialista era ya secretaria general del partido, se habría firmado un documento «para dar cursos» en una «sede conjunta» de UGT y PSOE.

En varios momentos de la comparecencia se ha penetrado en tierras inestables. Mulas ha acusado a Díaz de haber acudido a la Cámara con una «actitud cobarde» y de «esconder la cabeza debajo del ala como el avestruz» y como habían hecho previamente otros compañeros de partido. Ha llegado a aseverar en sus turnos de palabra que «el PSOE es el partido más corrupto de Europa», a lo que Díaz ha replicado que eso era «un insulto». «Cualquier cosa menos cobarde es venir a una comisión para hablar de algo en lo que tú no has tenido responsabilidad y hacerlo exclusivamente por la voluntad de dañar la imagen que los grupos que han pedido mi comparecencia tenían», han lanzado la ex presidenta. Le ha recordado a continuación a la representante de Vox que ella «forma parte de un grupo parlamentario que tuvo que quitar a la persona que se presentó a las elecciones por presunta corrupción», en referencia al juez Francisco Serrano.

Con García la senadora ha polemizado sobre que algunos miembros del actual Consejo de Gobierno arrancaran la pasada campaña electoral en la región «en la puerta de un prostíbulo». La popular ha admitido que tenía «razón», pero para proclamar luego que «lo cierto es que quien estuvo durante seis años gastándose el dinero de los parados andaluces en ese prostíbulo, dentro, fue un compañero suyo de partido». En concreto Fernando Villén, ex director de la ex fundación, al que la Fiscalía imputa un presunto delito continuado de malversación de caudales públicos en concurso medial con un delito continuado de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público, tras cifrar en más de 32.500 euros lo desviado en puticlubs.

Ha habido igualmente referencias a los polémicos contratos exprés de la Junta, a las que la popular ha respondido con que «se ha demostrado con la documentación» que en relación a la Faffe «hubo personas a las que se contrató en 24 horas», como se afirmó durante el paso por la comisión de Carmen Ibanco, ex empleada de la entidad y mujer del líder del PSOE-A, Juan Espadas.

El portavoz de Cs en la comisión de investigación, Juan de Dios Sánchez, ha planteado incluso a Díaz que los andaluces preferirían a «una mujer casada con un ‘tieso'», su marido, que a «un hombre casado con una presunta enchufada en la Faffe». En ese punto, la socialista le ha advertido de que se estaba «confundiendo» si pretendía «halagarla» a ella «atacando» a Espadas. «Es la constatación de que me han traído para hacer daño a mi partido», ha recalcado.

La socialista critica el «espectáculo»

La ex presidenta ha martilleado a lo largo de sus intervenciones con una idea: no puede «aportar» de lo que no vivió porque «no estaba allí». Ha criticado el «espectáculo» que se ha «montado» en una comisión que surgió por «la voluntad explícita» del Ejecutivo autonómico de PP y Cs y que es «fruto» de «la primera reunión del Consejo de Gobierno», ha afeado.

Con todo, se ha despedido de los diputados agradeciéndoles que le hayan permitido «reivindicar» ante el micrófono «el único legado» que le interesa: «El de la honestidad, la transparencia y la ejemplaridad en los seis años que he estado al frente del Gobierno de Andalucía». Una etapa en la que, no ha habido «ni una sola denuncia» hilvanada a la gestión de su equipo y en la que «ningún compañero ha sido imputado en ningún proceso judicial», ha reseñado.

Desde el PSOE comparten que Díaz «no tuvo nada que ver» con la Faffe y han vuelto a reprochar esta mañana la «utilización política» que creen se hace de la comisión parlamentaria de investigación.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF - EMILIO DURÓ 4 OCTUBRE 2022

Más noticias sobre:Actualidad