Provincia

El 2022 cierra el año con cifras que apuntan a una incipiente recuperación de los datos de ocupación en los hoteles de Huelva

Una vez conocido los datos provisionales sobre el comportamiento de la demanda publicados por el INE respecto del pasado año 2022, se puede observar cómo poco a poco el sector va recuperándose de los efectos provocados por la pandemia.

Así la planta hotelera de nuestra provincia, cerró 2022 con 3.692.646 de pernoctaciones y dista todavía un -29,36% de las registradas en 2019, año de referencia prepandemia, aunque va acortando distancias con anteriores periodos analizados.

Además de las pernoctaciones, la evolución de otros indicadores de interés ayuda a entender la situación de este sector que va consolidando poco a poco y como ya advertía el sector en el comienzo de la temporada pasada, su recuperación. Así, en cuanto a viajeros alojados en los establecimientos hoteleros, Huelva cerró 2022 con un total de de 1.085.800 personas, lo que supone un +0,63 % con respecto a 2019, cuando finalizó con 1.078.946 personas. La práctica desaparición del desarrollo del programa IMSERSO en nuestra provincia es una de las claves para analizar esta cuestión.

Esta diferencia puede resultar paradójica en cuanto que, aun incrementando el número de viajeros de manera importante, las pernoctaciones realizadas por esto han caído también de manera importante, lo que de manera directa incide el resultado económico del sector de manera negativa. La alta rotación de clientes a la luz de los datos que arroja el ejercicio es un condicionante más a la hora de determinar los costes operativos del sector, los cuales sumados a los incrementos de los costes energéticos (+300%) y de alimentos y bebidas (+ 35%) padecidos durante el año condicionaran de manera cierta los resultados económicos y de rentabilidad de este y sitúan la diferencia entre los ejercicios 2019 y 202 en un -11,50%. Esta es sin lugar a dudas la asignatura pendiente a mejorar para el presente año, resolverla dependerá de la evolución de la situación macroeconómica de nuestro entorno.

Si bien es cierto que los datos indican una clara mejora y recuperación respecto al año 2021, aún queda tiempo para recuperar las cifras prepandemia, especialmente las vinculadas a la rentabilidad, principal cuestión que preocupa al sector, máxime teniendo en cuenta la más que evidente pérdida de poder adquisitivo de la población tanto nacional como internacional como consecuencia de las altas inflaciones en las que se sitúan los países europeos.

Aun así, desde el sector se quiere poner en valor la alta capacidad de este para recomponer la maltrecha situación que provocó la pandemia en el conjunto de la actividad turística, y la fortaleza que presenta ante cualquier tipo de adversidad, y su condición de industria indispensable para el desarrollo socioeconómico de nuestra provincia.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Más noticias sobre:Provincia