PUBLICIDAD

especial la para rociera
Provincia

El Condado llora la muerte del conocido viticultor Fredesvindo Ligero, ‘Frede’

El Condado llora la muerte de 'Frede' / Foto: Consejo Regulador

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Condado de Huelva ha lamentado el fallecimiento de Fredesvindo Ligero Cabello, ‘Frede’, uno de los viticultores más conocidos de dicha comarca. Como ejemplo de ello, el fallecido dio nombre al tinto que producen las Bodegas del Socorro de Rociana del Condado: ‘Don Frede’.

El presidente de dicho consejo, Manuel Infante, muestra su pesar por esta pérdida en el siguiente obituario:

“Se nos ha ido “FREDE”, uno de los grandes viticultores del Condado y para muchos un viticultor de referencia en innovación, para mí, un AMIGO, colaborador, diría el ser humano más libre que he conocido, adelantado en su época, humilde y generoso, sin ataduras y comprometido.

Recuerdo que un día le regalé un móvil, de los sencillos, para poder contactar entre nosotros. Le llamé a los dos días y el aparato no daba señal, así que contacté con él, como siempre, a través de la Cooperativa o llamando a su hijo Francisco Javier… Quedamos a las 08:30h. En la finca, OK? -Me contesta- Déjate de gilipolleces -eso del OK no iba con él-, allí estaré como todos los días… La viña, el campo, la naturaleza era su vida.

Frede, ¿por qué no me has cogido el móvil? Es que tengo que molestar en la Cooperativa o a tu hijo. Él vivía solo. Porque lo he jondeao -fue su respuesta-, a mi no me controla nadie.

De esto hace unos 30 años. Fue el inicio de una larga y sincera amistad. Con el tiempo esas quedadas terminaron siendo más frecuentes con un receso sobre las 11:00h, para allí, en el portal de su caseta, bajo la vieja parra de Cardinal, tomarnos un tostón con aceite, bacalao y su vino… Tenía las botellas enfriando en una canasta de mimbre en el pozo anexo, de postre las brevas de su higuera y las moras del árbol.

Cuántos buenos ratos en su finca, hablando de viñedos, hasta que un día quedamos y le sorprendí. Frede, ¿te atreverías a reformar tu finca y modernizarla? -le dije-. Sin titubeos me contesta: si tú estás conmigo “pa adelante”. Y de allí surgió la finca más innovadora, en todos los sentidos, del Condado de Huelva. Ensayamos distintos sistemas de cultivo; transformamos, sin arrancar, viñedos en vaso a espalderas, injertos impensables, se plantaron las primeras uvas tintas que me traje del campo de experimentación que tenía en el Pago “la Macarena” y un largo etcétera.

Otro día me tenía reservada varias cepas aisladas, encontradas entre su Zalema en espaldera y me dice: “si te interesan te las guardo”. Sí, para eso que me has contado que estás investigando con unos amigos tuyos de la Universidad de Huelva. Fruto de ello y de otros ha sido recuperar una variedad perdida en el Condado y que el estudio del ADN nos ha demostrado que es la “ROCIÁ”. Claro, que siendo de Rociana y tan cerca del Rocío, no suena raro su nombre, verdad. Así estaba catalogada ampelográficamente y dada por perdida.

Podría contar mucho más, pero eso queda entre nosotros. Espero que tu hijo Francisco Javier quiera seguir tu legado. Por mi parte no ha de quedar. Ese día del Equinoccio de primavera, los jilgueros que me regaló tu hijo, tenían otro cantar, que averigüé cuando recibí las llamadas de Ceferino y de tu hijo. Vaya mazazo, amigo del alma.

Como siempre te fuiste sin avisar. Libre hasta el final.
Quien no lo conociera, puede visualizar su amor por el terruño, abrazando la tierra, en el vídeo que se proyecta en el Centro de Interpretación del Vino, en Bollullos del Condado. Por favor, y en su memoria dejadlo por siempre.

Hasta siempre Don Frede, amigo. El mundo del vino llora tu pérdida, la de uno de sus viticultores más entrañables. Fredesvindo Ligero Cabello, que con ochenta y cuatro años, en plena actividad, falleció este jueves. Natural de Rociana del Condado, enérgico, trabajador y visionario, muy conocido y querido por todos. Su mejor herencia es el vino tinto Don Frede… Qué acertado fue escoger tu nombre para la marca, un gran regalo que hizo en vida entregando su mejor dedicación.

Su última voluntad de hace unos quince días, aparte de decirme con alegría que había dejado de fumar, era, a sus 84 años, poner unas 3.000 cepas de viñedo más. Ya hablaremos Manolo. Cuando quieras Frede… Cuando tú quieras amigo. DEP”.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies