Recreativo de HuelvaSin categoría

El Recreativo culmina la pretemporada con destellos de buen fútbol, incógnitas y margen de mejora

Quique Rivero en un choque esta pretemporada./ Real Club Recreativo de Huelva

El pasado sábado, el Recreativo de Huelva cerró la pretemporada. El empate ante el Betis Deportivo (3-3), con posterior derrota en los penaltis (9-10), acabó con las balas de fogueo albiazul y puso el broche final a un mes de preparación estival que comenzó el pasado 18 de Julio y en el que ha habido siete amistosos, numerosa carga de trabajo para poner a punto a un equipo, el Decano, que ha efectuado 14 fichajes (Nauzet Pérez, Sergio Jiménez, Alfonso Fernández, Alberto Quiles, Miguel Cera, Gustavo Quezada, Nano González, Quique Rivero, Jorge Morcillo, Jose Manuel Irizo, Rubén Cruz, Óscar Ramírez, Borja García, Gerard Vergé y Jesús López), dos renovaciones (Diego Jiménez y Carlos Fernández) y un cambio de entrenador (Alberto Monteagudo).

Numerosos cambios en un Recreativo de Huelva 19/20 que, de cara al estreno liguero ante el San Fernando, presenta, como denominador común, algunas incógnitas, destellos de un fútbol atractivo y un margen grande de mejora.

PLANTILLA

Al igual que en la pretemporada pasada, el Recreativo lucirá numerosas caras nuevas para este curso. Salvo los jugadores que tenían contrato -Álex Lázaro, Víctor Barroso, Iván González y Carlos Martínez-, las renovaciones de Diego Jiménez y Carlos Fernández y la vuelta de Alberto Quiles, el cambio en la plantilla albiazul es profundo, con lo que eso conlleva a la hora de la adaptación del equipo al juego y a la ciudad. Además, el cambio de entrenador, la llegada de Alberto Monteagudo por Jose María Salmerón, ahonda en ese cambio por el diferente estilo de juego que preconiza el técnico albaceteño frente a su antecesor, más defensivo.

Entreno./ FRAN OLIVA

Antes de los fichajes y renovaciones, el Recreativo tenía un portero (Lázaro), un defensa (Iván González) y dos extremos (Víctor Barroso y Carlos Martínez). Con este panorama, el Recre ha incorporado a un portero (Nauzet), seis defensas (Miguel Cera, Nano González, Jorge Morcillo, Diego Jiménez, Óscar Ramírez, Borja García y Jesús López -este último se irá cedido al Xerez Deportivo-), tres centrocampistas (Sergio Jiménez, Gustavo Quezada y Quique Rivero), cuatro mediapuntas/bandas (Alfonso Fernández, Alberto Quiles, Jose Manuel Irizo y Gerard Vergé) y dos delanteros (Carlos Fernández y Rubén Cruz).

A falta de cuatro días para el debut liguero, hay tres posiciones por reforzar si nos atenemos al esquema tipo de Monteagudo, el 4-2-3-1, a la idea de «doblar posiciones» expresada por el preparador albiazul y Zamora, con el fin de potenciar la competencia y la retroalimentación entre futbolistas para elevar las prestaciones conjuntas, y a las palabras de este último el pasado lunes en las que precisaba que «un central zurdo, que actúe en el lateral izquierdo, un mediocentro, un 6 u 8, y un delantero rápido, sub23» serían las incorporaciones principales además de un senior en forma de ganga irrechazable si se libera la ficha de Iván González.

La portería está bien cubierta con dos porteros seniors, Nauzet y Álex Lázaro, antojándose el primer como titular si nos atenemos, únicamente, a los goles encajados en pretemporada (Nauzet encajó solo dos goles por los seis de Lázaro).

En la defensa, zona donde hay más competencia actualmente, el lateral derecho está cubierto por Óscar Ramírez y Cera, siendo el primero el teórico titular. En el lateral izquierdo, Nano se ha hecho dueño y señor absoluto de esa posición debido a que es una de las que no está cubierta y en la que, actualmente, hace de segundo lateral el juvenil David Alfonso. En el centro de la zaga, Monteagudo solo tiene tres centrales disponibles, dos diestros (Diego Jiménez y Borja García) y uno zurdo (Jorge Morcillo). La idea de jugar con tres centrales y dos carrileros obligaría al club a fichar un nuevo central que, además, sustituyera a Iván González de forma temporal en la plantilla si se confirma la liberación de su ficha. Un central que el club trataría que fuese zurdo y que pudiese jugar en dicho lateral, siendo un «2×1» al poder jugar tanto en el centro de la zaga como ser competencia de Nano. La defensa del Decano se caracteriza por ser veterana, una defensa «tipo Segunda B», que sabe lo que se hace, fuerte por arriba y que no se arruga en los momentos claves de la competición.

En el doble pivote, Sergio Jiménez, Quique Rivero y Gustavo Quezada son los integrantes de esa demarcación. Una demarcación formada por un 6 que sería de un perfil más físico, de contención, organización y estructuración, siendo cadena de enlace de la defensa con la zona de ataque y por un 8 con calidad técnica a la hora de dar el último pase y con visión de juego. En la posición de 6, Sergio Jiménez y Gustavo Quezada serían los pulmones del Recreativo y Quique Rivero el faro, el jefe de la sala de maquinas. Rivero, que se caracteriza por lo dicho anteriormente además de su anticipación en la lectura del juego y en dar las asistencias, aseguró en su presentación que «“me gusta llevar el balón a la zona donde mis compañeros se sientan más a gusto. Si mi extremo izquierda se siente a gusto recibiendo al espacio, darle balones al espacio. Si se siente a gusto recibiendo por dentro, dársela por dentro. Darle opciones a mis compañeros de atrás, de adelante y potenciarlos en ese aspecto”. 

Características que lo hacen un jugador capital en la idea de Monteagudo y que ahora no tiene competencia a no ser que decida retrasar a Gerard Vergé a dicha posición. Algo que le perjudica en su futuro rendimiento y que, en caso de ausencia, no tendría un recambio. Situación que empuja el club a encontrar un sustituto y competidor de garantías para el cántabro.

Once titular del Recre ante el Badajoz./ Real Club Recreativo de Huelva

Al igual que en la defensa, la línea de tres de mediapuntas/bandas presenta mucha competencia con jugadores como Carlos Martínez, Gerard Vergé, Irizo, Alberto Quiles, Alfonso Fernández y Víctor Barroso. Jugadores con velocidad, desborde, chispa, capaz de hacer desmarques de ruptura, con capacidad de dividir, de ganar los uno contra uno, con habilidad con el balón en conducción y con potencia. En esta pretemporada, Carlos Martínez, Irizo, Alfonso y Víctor Barroso han tenido diversas molestias musculares, siendo baja en algunos partidos y, en el caso de Barroso, ausencia para los primeros partidos de liga por una rotura fibrilar. Contratiempos que han afectado al juego del equipo, a su rendimiento en esta pretemporada y que se verá aumentado conformen vuelva a incorporarse a la competición.

Por último, la delantera es la última zona que está incompleta. A la potencia, el buen juego de espaldas y la fortaleza en el juego aéreo de Carlos Fernández se le ha sumado la inteligencia dentro del área, la habilidad e intuición y, también, el juego de espalda de Ruben Cruz. A esa combinación le falta una tercera pata para cerrar el círculo. El club busca, en principio, un delantero sub 23, de corte rápido, que actúe más como segundo punta y que ataque los espacios y las espaldas rivales, provocando desmarques de ruptura y rompiendo las líneas rivales. Un sub23 que también, en caso de que se libere la ficha de Iván González, podría ser un jugador senior como Chuli o Airam Benito, nombres que han saltado a la palestra en los últimos días.

JUEGO

La plantilla tiene un efecto directo y profundo en el juego ya que un entrenador intenta aplicar su idea en función de la materia primera, de los jugadores, que tiene a su disposición. Al ser prácticamente un bloque nuevo, dirigido por un entrenador distinto al de la temporada pasada, con muchos fichajes de última hora de titulares, a priori, como Óscar Ramírez o Borja García, con cansancio acumulado debido a que los futbolistas no están en su pico físico y al padecer ausencias durante la pretemporada, no se ha visto el verdadero nivel del Recreativo de Huelva, su verdadera dimensión que aparecerá conforme avance las primeras semanas de la competición liguera y no exista esa mezcla de «titulares», «suplentes» y jugadores de cantera, nota predominante en estas semanas estivales.

Un Decano, el de Monteagudo, que si ha dejado clara su predilección por el juego de toque con el balón como protagonista principal. Una filosofía basada en la presión alta tras perdida, con su consiguiente desgaste físico, en la posesión pero combinada con circulación rápida y la verticalidad. El Recre del técnico albaceteño ha dejado en sus primeros esbozos la imagen de un equipo que no se lo pensará dos veces cuando puede atacar si está merodeando el área rival, sin marear la pelota, y que en el caso de atacar por bandas, será en dos o tres toques buscando siempre finalizar jugada. Un juego que presenta mucho margen de mejora y en el que la linea de 3 tiene una importancia superlativa tanto en el juego por dentro como en el ataque por fuera.

En esta pretemporada, el juego que ha ofrecido el conjunto albiazul ha sido intermitente, lento en algunas ocasiones -esto motivado por la ausencia de futbolistas-. Además, el nivel del Decano no se puede medir al cien por cien al no haber entrenado juntos los jugadores que apuntan a ser titular durante muchos semanas, viéndose obligado Monteagudo a tirar de jugadores de la cantera por esto y por las lesiones que iban apareciendo. Algo que ha provocado que el rendimiento del «once suplente» haya sido muy inferior al «once titular», como se vio ante el San Roque de Lepe y ante el Betis Deportivo en las segundas partes cuando salieron los teóricos titulares.

Circunstancia que hace imposible saber cual es la diferencia real entre titulares y suplentes, algo fundamental en la temporada ya que el once titular presenta competitividad, buena lectura de los encuentros a falta de coger los automatismos y los conceptos pero las ligas la ganan los equipos y no se sabe la brecha entre titulares y suplentes, siendo un incógnita importante en el equipo de Monteagudo a tenor de lo larga que puede ser una temporada y las ausencias que pueden producirse durante esta.

RESULTADOS

Si nos atenemos a los resultados, la pretemporada ha sido bastante positiva. Cinco victorias, un empate y una derrota perfilan una preparación veraniega notable en el apartado de resultados.

  • AROCHE 1 – 3 RECREATIVO
  • RIOTINTO 0 – 4 RECREATIVO
  • CARTAYA 1 – 2 RECREATIVO
  • XEREZ 0 – 3 RECREATIVO
  • SAN ROQUE LEPE 2 – 3 RECREATIVO
  • BADAJOZ 2 – 1 RECREATIVO
  • BETIS DEPORTIVO 3 – 3 RECREATIVO

El Recreativo ha anotado 19 goles y ha encajado 9. En la faceta anotadora, el pichichi ha sido Rubén Cruz (4 dianas), seguido por Carlos Fernández (3), Nano y Fernando Vargas (2), para terminar con Alfonso, Fran, Quique Rivero, Morcillo, Jesús, Sergio Jiménez, Gerard y Cera, todos estos con un gol en su cuenta anotadora. En cuanto a los goles encajados, el 66% de los tantos en contra los ha padecido Álex Lázaro (6), seguido por Nauzet (2) y Adrián (1).

Pero los números son secundarios en una pretemporada que sirve únicamente para hacer probaturas en cuanto a sistemas y jugadores y que está enfocada a que los futbolistas cojan físico, minutos en las piernas y ritmo de partidos de cara a la nueva temporada. Una temporada que empezará este sábado y que el Recreativo comenzará con destellos de buen fútbol pero, como es propio en cada preparación veraniega, con incógnitas y margen de mejora.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Recreativo de Huelva