Huelva

Emigrantes llenó las calles de Huelva de Rocío y de esperanza dos años después

Huelva respiró otro aire el domingo. Un aire cargado de emoción y de aromas de la rocina. Y es que, dos años después, la Hermandad del Rocío de Emigrantes volvió a recorrer las calles de Huelva con motivo de los actos de celebración de su cincuentenario.

Todo estaba preparado para que a las 19.30 horas, el Simpecado que porta la Concha peregrina comenzara a inundar las calles de Rocío y de esperanza.

Con los sones de los primeros tamboriles, la hermandad se lanzó a la calle al encuentro con sus devotos para presidir posteriormente la misa en el interior de la Catedral.

La emoción no se podía contener y los primeros vivas llegaron con el recuerdo a los damnificados de las riadas de la costa y del volcán de La Palma. Un recuerdo que provocó las lágrimas del actual hermano mayor, Nono Ortiz.

Tras ellos, comenzó el traslado popular donde no faltaron las sevillanas ni los vivas a la Blanca Paloma. Un recuerdo de otra época que hizo que ni devotos ni autoridades quisieron perdérselo.

Ya en la plaza de la Merced, las pulsaciones se fueron acelerando y la afluencia de público fue mayor; provocando, con todas las personas que esperaban a las puertas del porche catedralicio, una de las estampas del día.

Tras la celebración, el Simpecado regresó a su capilla junto a una multitud que comenzó a soñar con el camino de 2022. Un camino que sólo acaba de iniciarse y que contempla la en el horizonte, el rostro de la Virgen del Rocío.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF - 20 JUN 2022

Más noticias sobre:Huelva