PUBLICIDAD

Directo CARNAVAL ISLA 22 FEB
A propósito

Enfermos

CarrascoNada justifica matar a alguien. Ya sea por venganza personal o lo que sea. Y siento asco al leer en las redes sociales que algunos (pocos, afortunadamente) no solo aireen su indiferencia ante este asesinato sino que, además, lo celebren. Como lo leen.

Ha muerto una mujer. A manos de otra. Que fuese política y que además presidiera una institución pública es lo de menos. Cierto es que, tal vez, esta muerte no hubiese alcanzado ni la mitad de la repercusión mediática de no haber sido por ser quién es la asesinada.

Lo escribe un buen amigo en su perfil de Facebook: El grado de virulencia y de escarnio muestra claramente el nivel de enfermedad social que padecemos.

Está claro que para matar a alguien hay que estar enfermo, al menos de odio. Y está claro que las actitudes de quienes han mostrado indiferencia o mofa ante esta muerte advierten que, en efecto, también padecen algún tipo de patología.

Insisto, siento asco ante este tipo de actitudes. El mismo que cuando algunos, indiferentes, miran para otro lado con otras muertes: ya sea de quien se lanza al vacío por no poder pagar la hipoteca o de quien muere a manos de su pareja.

Asco, ya digo.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies