Huelva

EQUO exige una mayor participación ciudadana en la resolución de la problemática de los fosfoyesos

El proyecto presentado por Fertiberia para la supuesta restauración de la marisma donde se apilan las toneladas de fosfoyesos es “absolutamente insuficiente”, y el apartado de Participación Ciudadana que incorpora la Valoración de Impacto en Salud “no responde en absoluto a la percepción del riesgo que la población de Huelva tiene sobre el proyecto de clausura de las balsas de fosfoyesos”.

Así lo han considerado desde EQUO, que ha suscrito las alegaciones de Mesa de la Ría a la modificación de la Autorización Ambiental al proyecto de Fertiberia -que está tramitando la Delegación Provincial de Desarrollo Sostenible-, abundando además en el aspecto de la obligada participación de la ciudadanía en un asunto tan determinante, ya que “marcará el futuro de la ciudad, su fisionomía, y la salud de sus habitantes”.

“Las técnicas de participación ciudadana empleadas para dar a conocer este proyecto han sido nulas, y la información expuesta en la propia valoración de impacto en salud elaborada por la entidad promotora, Fertiberia, son insuficientes. Sólo se aportan enlaces y conclusiones basadas en documentos de corte técnico, no alcanzando siquiera el nivel básico requerido en el propio procedimiento para la elaboración de lavaloración de impacto en salud. Los datos son genéricos y no abarcan el detallado alcance que un proyecto de esta envergadura requiere”, recoge EQUO en sus alegaciones, instando a que “se pongan en marcha por parte de las administraciones canales informativos basados en la participación presencial organizada (siempre respetando la situación actual de pandemia, aforos, etc.), arbitrando cuando no sea posible la presencialidad, sesiones on line, donde se aporte información detallada de la actuación y se valoren las propuestas que puedan aportarse desde la ciudadanía”.

Como ha señalado la coportavoz del partido verde en Huelva, Isabel Brito, deberían tenerse en cuenta muy especialmente “las propuestas de la población más
directamente implicada de todos los núcleos afectados”, que según recoge la propia valoración del impacto en salud son Huelva capital, Aljaraque, Gibraleón, Moguer, Palos de la Frontera, Punta Umbría y San Juan del Puerto.

Para la formación ecologista, en este proceso participativo debe tenerse en cuenta además, siguiendo el propio espíritu de la normativa a los efectos de solventar inequidades en salud, a la población más vulnerable y con mayor desventaja social, como es el caso de la barriada Pérez Cubillas en Huelva capital. Por ello, “proponemos la creación de foros informativos en los diversos barrios de la capital afectados por el proyecto, así como en sede municipal de los municipios afectados”, al igual que la organización de “mesas sectoriales que recojan las propuestas de sectores económicos que puedan verse directamente afectados por el proyecto como el sector de la pesca o marisqueo, el sector turístico o el sector agrícola”.

Igualmente, desde EQUO alegan que “no parece razonable que sin que haya habido una Declaración de Impacto Ambiental que incluya la valoración de la zona 4 -excluida de la DIA actual-, se otorgue la modificación de la Autorización Ambiental Integrada. Ésta resultaría incompleta y no respondería al carácter preventivo que este tipo de procedimientos otorga a cualquier actuación”.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF MAYO 2022 - REACT 23 MAYO

Más noticias sobre:Huelva