PUBLICIDAD

SEMANA SANTA TO 5-10 ABRIL
La entrevista

Federico Pérez: “A Huelva le faltan líderes honestos, cercanos y comprometidos”

Federico Pérez es el protagonista de La Entrevista

Federico Pérez es una de esas personas complicadas de definir, difícilmente imitable y, a la vez, la palabra sencillez, sería probablemente la que mejor encajaría para hablar de él.

Es un onubense muy conocido por su relación con el mundo del Carnaval, por ser fundador de Proyecto Hombre en Huelva y fundador y director de Arrabales. Además, ha colaborado en diferentes medios de comunicación y por si fuera poco, es también director de Pábilo Editorial.

De él se pueden decir muchas cosas, sobre todo que es ‘Buena Gente’ como demuestra el premio que ha recibido hace poco, pero probablemente ‘culo inquieto’ sea la que más encaje con su carácter.

Un hombre comprometido de corazón con su ciudad y su gente, que no tiene pelos en la lengua ni complejos a la hora de dar su visión sobre todo, que se pone serio cuando tiene que serlo, pero que tiene un gran sentido del humor. Un onubense completo de los que necesita nuestra tierra y que tiene mucha relevancia (a su pesar o no) en las Redes Sociales.

Sé que esta pregunta te va a hacer gracia, pero ¿te consideras un ‘influencer’? Tienes mucha gente en tus redes sociales e interaccionan mucho contigo y al final muchas de las cosas que publicas llegan a gran parte de la población onubense.

(Risas) Para nada. En primer lugar ese concepto está adquiriendo connotaciones muy negativas y se aleja mucho de lo que me gustaría ser, y se aleja más aún de lo que soy. Ser un líder en todo su contexto requiere de cualidades que van mucho más allá de tener o no seguidores y amigotes.

Las Redes Sociales no están dentro de mis prioridades en esos términos, y soy de los que las usan a diario, de ahí que muy de vez en cuando me tome tiempo de deshabituación, que suelo llevar a raja tabla. Pero hay que reconocer que estas herramientas se han convertido en todo un instrumento de poder, para intereses partidistas y partidarios, que en manos equivocadas están generando excesiva crispación y nos está llevando a enfrentamientos que deberían empezar a preocuparnos. Aprovecho para incidir en la información y formación de los menores con respecto a las redes sociales, siendo una materia de obligada atención en las aulas.

Eres un hombre muy crítico en general y no te casas con nadie. ¿Crees que falta gente que alce la voz contra las injusticias?

Hacen falta hombres y mujeres que actúen y se impliquen en dichas injusticias. En Huelva somos muy dados a alzar la voz desde nuestros sillones, tras un teclado o en las barras de bares. Particularmente, pienso que a Huelva le faltan lideres honestos, cercanos y comprometidos, gente que sientan verdaderamente las necesidades de esta ciudad. Personas que estén muy por encima de las líneas que se marcan desde arriba sin tener ni puta idea de lo que se cuece en nuestra ciudad. Siento un vacio generalizado, y son pocos con los que llego a conectar y que me creen esa confianza necesaria.

En Huelva hacen falta verdaderos hombres y mujeres que se impliquen más allá de alzar la voz, que griten en nombre de todos cuantos sufrimos en silencio, y que mueva a las masas y generen ese sentimiento de pertenencia por esta ciudad, que poco a poco estamos perdiendo. Decía un compañero periodista tuyo y mío, que Huelva lleva años descabezada, a la deriva y sin un rumbo fijo. Esta ciudad se merece conquistar nuevos horizontes, y sigue anclada en un pasado que no nos deja avanzar.

Llevas años dedicados a ayudar a los demás a través de la asociación Arrabales y, como es lógico, eres muy crítico con las drogas. ¿Hasta qué punto te parece preocupante el nivel de narcotráfico que está alcanzando nuestras costas?

Huelva hace ya muchos años que lleva siendo un punto estratégico de paso de sustancias ilegales. Cierto es, que la presión por parte de las autoridades competentes en otras localidades, como en el Campo de Gibraltar, han incrementado el tráfico en nuestras costas, pero no es algo nuevo. La situación económica de esta ciudad en la que el paro está muy por encima de la media influye negativamente, de eso no cabe duda. El abandono por parte de los organismos gubernamentales ha fomentado ese caldo de cultivo que hoy en día están recogiendo sus frutos podridos, entre muchas otras cosas.

Hoy en día, sorprendentemente, nos podemos encontrar a nuestros familiares, vecinos o amigos «trapicheando» con drogas, superando el miedo a las consecuencias que este acto delictivo pudiese conllevar. Pero no todo es por necesidad, la facilidad con la que se llevan a cabo estos delitos conviven bien con esa falta de valores que observamos cada día, en el que el dinero está muy por encima de todo lo demás. Me indigna que estos chicos tengan como modelos de referencias a personajes de la talla de Pablo Escobar, «el chapo o el guapito del «Niño», así como otros delincuentes de esa calaña que medios y cine encumbran sin ningún tipo de pudor.

En Huelva también tenemos a personajes de esta índole y habría que explicar claramente a los jóvenes, que dichos asesinos, o están muertos, son ficción, están en la cárcel o en busca y captura por las autoridades.

Bajo tu punto de vista, ¿Cómo se puede luchar contra ello?

La sociedad está pidiendo a gritos soluciones efectivas y fiables que minimicen el enorme daño que dichas sustancias están generando. Son muchas las estrategias que deberían ponerse en funcionamiento para solventar el consumo o el tráfico, que generan tantas situaciones de conflictos y destrozan miles de familias al año. No hablo sólo de las familias de los propios consumidores, hablo de los daños colaterales: accidentes de tráfico, laborales, agresiones, prostitución, maltrato, enfermedades mentales, robos, etc.

Las drogas tienen consecuencias muy negativas en todos los aspectos de nuestra sociedad. Para paliar este grave problema se debería abordar desde todos los frentes, pero sobre todo, ir a los cimientos educativos, entrar de lleno en las aulas y preparar a nuestros pequeños para ese futuro que les espera, en el que la tentación, tanto al consumo como al tráfico es constante, y a veces, la sociedad y las circunstancias particulares y personales también aprietan. Con esto no justifico dichos delitos, es más, soy de aquellos que piensan que se deberían endurecer las penas para los traficantes, que no dejan de ser asesinos conscientes de los daños que están generando. Aquellos que comenten un delito, deben cumplir con las consecuencias establecidas en la ley.

Tú que dedicas tu vida a ello, explica qué hace la droga con las personas, en qué las convierte.

Las muertes por consumo de sustancias adictivas o a consecuencia de, están alcanzando cotas muy altas. La cocaína es la droga que más urgencias hospitalarias está causando. Unas 760 personas murieron en 2017 por ingesta de psicofármacos y drogas de abuso (INE. 2017). Pero no sólo hablamos de sustancias ilegales. El alcohol está haciendo el agosto. En 2016 fallecieron en España 25.000 hombres y 12.000 mujeres a causa del alcohol (El Mundo. 2018, 24 agosto). Las sustancias toxicas, en general, están condicionando nuestras vidas, creado verdaderas devastaciones en nuestra sociedad. Concretamente Huelva, se está convirtiendo en una ciudad de consumo, con intervenciones jamás vistas y situaciones que ponen en peligro a los ciudadanos. Asesinatos, amenazas, persecuciones, etc. Huelva ya hace tiempo que vive una etapa de criminalidad condicionada por el tráfico y consumo de sustancias adictivas.

No hace falta tirar de titulares o hacer mención a lo que cada día ocurren en muchos barrios de nuestra ciudad, pongamos ejemplo en «Costa de la luz». La ludopatía no se queda atrás, creando los mismos entornos y condicionando de igual forma a los individuos. Estos pierden toda capacidad de decisión, convirtiendo el consumo, o juego en el único objetivo de sus vidas.

Pero siempre hay una salida, ¿no?

Por desgracia, no siempre hay una salida. Actualmente en España rehabilitarse no es gratis. Los Centros públicos están saturados y las listas de esperas superan los 3 meses. Los Centros privados tienen cuotas que están muy por encima de lo que muchos pacientes se pueden permitir. La mayoría de los pacientes requieren de ingreso inmediato para superar el impulso compulsivo del consumo, así como trabajar de forma conductual para afrontar las adversidades, dotándolos de herramientas que superen el síndrome de abstinencia y logren esa autonomía necesaria que les aleje de las drogas.

Arrabales cuenta con 12 plazas de las cuales, dos de ellas son completamente gratuitas y las 10 restantes tienen como tope máximo unos 600 euros, siempre poniendo en valor los recursos de cada familia. Es uno de los Centros más baratos que existen en España. Desde hace años contamos con listas de esperas interminables, debiendo derivar a pacientes constantemente a otros programas, dada la eterna espera existente en los recursos públicos. De este tema podría hablar largo y tendido, dado que existe otra cara de las drogas, digna de conocer.

Además de tu trabajo habitual eres socio de la editorial Pábilo y estás metido de lleno en el mundo del carnaval onubense. ¿De dónde sacas tiempo para todo?

No lo saco, lo fabrico. Siempre he sido muy inquieto y dependo de mi imaginación y creatividad para vivir. Mi trabajo está centrado en la rehabilitación de chicos con problemas en adicciones; esa es mi vida, algo que he elegido y de lo que me siento muy orgulloso. Pero es una labor que me absorbe y condiciona constantemente: Madres, padres, hijos/as y pacientes que sufren esta lacra son difíciles de olvidar y dejar anclado en mi lugar de trabajo. El hecho de mantener mi mente ocupada no es más que una vía de escape, un mecanismo de defensa para solventar las adversidades que cada caso particular me crea. Necesito evadirme, cambiar de tercio muy de vez en cuando y de ahí mis aventuras con Pábilo Editorial o El Recreo, el nuevo periódico inter-escolar que acaba de nacer.

Me ilusiona fabricar proyectos, dar vida a las ideas y sobre todo, compartirlo con mi gente, que son los verdaderos protagonistas. Contar con Joaquín Cabanillas para mis locuras -Y yo las suyas- fue todo un descubrimiento. El devenir de la vida hace coincidamos con personas sorprendentes como él, Paco Romero, Jennifer Rodríguez, Juan F. Caballero (El carpetovetónico), Desirée Acevedo o muchos otros/as que de una u otra manera han contribuido a que hoy estemos hablando de este tema.

Además, creo que tienes nuevos proyectos…

Yo siempre tengo nuevos proyectos. Tengo la suerte de contar con amigos con grandes cualidades que saben dar forma a todas mis locuras, como ya he comentado. En estos días uno de esos sueños ha visto la luz, como también he comentado, el periódico inter-escolar ‘El Recreo’, que está teniendo muy buena aceptación. En esta línea, comenzamos con Pábilo Editorial, La Escuela de escritores y el Recreo.

Nos encontramos en un camino que vamos recorriendo en el sentido que deseamos, con calma pero firmes y seguros de lo que queremos y, a veces, sin saber hasta dónde vamos a llegar. Tenemos muchas ideas en mente, y esperemos que el desarrollo de las que vamos sacando den libertad a nuestra imaginación, que es infinita. La realidad es que Huelva nos está acogiendo en todas y cada una de ellas con mucho cariño, algo que nos hace seguir trabajando. Pero sobre todo, la implicación de todos nuestros amigos, familiares y compañeros, que están tan locos como nosotros. Eso es lo verdaderamente grandioso, todos los majaretas que nos siguen, con esa puñetera locura que tiene la inquietud y las ganas de fabricar mundos nuevos.

Y encima vas a sacarte nueva titulación

(Muchas risas) llevo 20 años intentando sacarme nueva titulación. Terminando el doble grado de Psicología y Educación Social, que espero concluya en breve. Hice integración Social por cerrar algo -eso lo terminé- pero mi inquietud constante no me da tiempo para mucho más. Pero sí, terminaré sólo por dignidad, aunque mis miras ya vacilan desde hace tiempo y, tengo puesto los objetivos en otros derroteros, de ahí la paciencia que me estoy tomando.

Eres un enamorado de los Carnavales y trabajas desde hace años escribiendo sobre ellos… Dime lo positivo y lo negativo del Colombino.

Al hablar del Colombino nos centramos en el Concurso, no en la fiesta en sí, que realmente es la que no tenemos y no logramos integrar en la sociedad. El carnaval en Huelva sigue siendo un producto en bruto al que pocos han sabido sacarle partido. Particularmente, me gusta el concurso de agrupaciones y la capacidad de todos los implicados en desarrollar historias encima de las tablas. Es una ardua tarea muy poco valorada en esta ciudad. Me gustan las agrupaciones, como cantan, como escriben sus autores, como son capaces de contar un hecho en dos escasos minutos y transmitir tanta pasión y tanta verdad.

Vivir un Colombino es revivir la prensa anual de una manera muy particular. Es oír el sentir del pueblo, y como adicto a la información, este formato cultural me apasiona. Lo negativo es la dejadez de los distintos Ayuntamientos y la torpeza nuestra al asumir una fiesta que requiere de capacidades que van más allá de la pasión que sentimos por ella.

El carnaval debería estar en manos de los profesionales técnicos del consistorio, y que las subvenciones que se destinan a dicha fiesta, tengan resultados que vayan más allá de mantener un carnaval en el que se trabaja, sin duda, pero sin esas capacidades para que despegue de una vez por toda. Este año concretamente observo a los carnavaleros muy motivados y, la participación de Gabriel Cruz puede ser un buen estimulo. Espero que todo este esfuerzo que muchos estamos haciendo obtengan buenos resultados.

¿Los onubenses apoyamos poco lo nuestro?

Los onubenses queremos tener lo nuestro, pero con el esfuerzo de otros. Me ciño a mi visión anterior sobre la comodidad a la que nos hemos amoldado. Estoy un poco cansado de tanta desidia y de oír siempre las mismas expresiones de que en Huelva nos toman por tonto, y no por egoístas, que al final es lo que somos, dado que sólo pensamos en aquello que nos afecta de forma directa, lo demás, «que se lo curren los feos».

¿Qué se puede hacer para mejorar la ciudad?

¿Cuántos gigas puede soportar la plataforma de este medio? Seré breve. En Huelva se puede hacer de todo, pero no se hace o se hace poco. Partiendo de la base que el tema económico es el principal problema, me inclino a pensar que o somos muy cobardes o estamos prostituyendo nuestra dignidad, y ninguna de las dos opciones me gustan.

Yo no creo que diga nada nuevo a lo que muchos onubenses saben, conocen y proponen, el problema siempre acaba en la acción, en la falta de iniciativas para llevar a cabo todas esas ideas.

Las mejoras de Huelva se venden a cuarto y mitad, y sacarlas requieren de momentos puntuales en el que se abstenga algo a cambio. el progreso por el bienestar de la sociedad no existe, por lo que dependemos de momentos partidistas. Se ha cambiado eso de: que bien le viene esto a dicho barrio por, que de votos podemos sacar con esto. Desde esa premisa, poco se puede hacer. Los objetivos se han convertido en ganar votos y el medio para ello, en proyectos a realizar para tal fin. La ciudad y sus ciudadanos son secundarios.

Para terminar. Un deseo.

Que esté abierta la dulcería de la calle Artesano, tengo ganas de comerme un dulce.

Dime tres personas o entidades que consideres que hacen cosas para que Huelva sea un lugar mejor:

Imposible, Huelva tiene muchas personas y entidades que trabajan en pos de esta ciudad, nombrar sólo a unas pocas es faltar el respeto a todas las demás. yo seré un impertinente toca pelotas, pero nunca con los buenos, los que así considero, que no siempre es la realidad.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies