Huelva

Ganada en Huelva otra batalla judicial a la banca por una hipoteca mutidivisa abusiva firmada hace 11 años

Resuelto (a favor de la banca) el debate sobre quién abona los actos jurídicos documentados en el proceso de constitución de una hipoteca, y también con la nueva Ley hipotecaria recién aprobada en el Congreso, los juzgados siguen resolviendo –esta vez sí a favor de los prestatarios– procedimientos sobre hipotecas conflictivas por cláusulas abusivas.

Uno de los casos que se ha convertido en prototípico en este aluvión de demandas contra la banca es el de las llamadas hipotecas multidivisa, aquellas que se firman utilizando como referencia una divisa (moneda) extranjera, provocando en la mayoría de los casos que se disparen las cuotas a abonar.

Y el tribunal, por dos veces, ha resuelto nuevamente a favor del prestatario en otro importante caso de hipoteca multidivisa firmada en Huelva. Con este proceso, ganado por el bufete onubense de abogados Corvera –especializado en hipotecas con cláusulas abusivas–, se ha logrado evitar una ejecución hipotecaria al argumentar la parte demandante la existencia de cláusulas abusivas sobre el interés de demora y el vencimiento anticipado.

Como ha explicado a HuelvaHoy.com José Ramón Corvera, letrado que ha ganado numerosas causas de hipotecas multidivisa, logrando sentencias pioneras en la materia, los dos autos emitidos –primero por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Huelva y después a través de la Audiencia Provincial– suponen otra batalla más ganada a la banca por cláusulas abusivas, y ha mostrado su “satisfacción” por las decisiones adoptadas por el tribunal, que “permiten que esta familia pueda conservar su vivienda”.

El abogado ha relatado que sus clientes formalizaron en mayo de 2007 un préstamo hipotecario multidivisa en yenes (moneda japonesa) para su vivienda familiar, préstamo que se elevaba a 240.000 euros. Como ocurre en los contratos multidivisa, en este caso firmado usando el yen -el franco suizo también es habitual-, los prestatarios vieron cómo se disparaba sobremanera la cuantía de sus cuotas, por lo que se vieron obligados a dejar de abonarlas en el año 2010. En 2011, la entidad financiera (ahora el Fondo Alcmena Bidco) inició el procedimiento de ejecución hipotecaria, a lo que la familia no se opuso ante la imposibilidad de pagar las cuotas infladas por las vicisitudes financieras.

De la indefensión al juzgado

Sin embargo, esta familia decidió llevar a los tribunales lo que entendieron como un caso de indefensión ante la ejecución hipotecaria. Y por ello en 2016 se presentaría incidente de oposición con representación letrada de Corvera Abogados, alegando la existencia de cláusulas abusivas. En el auto, la magistrada recuerda que, en relación a los intereses de demora, la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, serán nulas las cláusulas del préstamo que “supongan la imposición de una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor que no cumpla sus obligaciones”. La juez una “evidente desproporción” y se basa en la doctrina del Tribunal de la UE para establecer la “abusividad” de la cláusula que fija los intereses de demora.

Por otro lado, en la resolución judicial –fechada a octubre de 2018– también la magistrada recurre a la jurisprudencia del TJUE sobre las cláusulas de vencimiento anticipado, objeto del caso de autos, y expone que “se dice en dicha cláusula que el banco podrá dar por vencida la operación y exigir a la parte prestataria la devolución anticipada de la suma total adeudada cuando ésta incumpla (…) cualquiera de sus obligaciones de pago de alguno de los plazos convenidos”. “Esto es –aclara la juez–, que el mero impago de una de las cuotas, incluso un recibo de seguro, permitiría al banco dar por vencido el préstamo de manera anticipada”.

“El consumidor no aceptaría la cláusula en una negociación entre iguales”

Por lo tanto, prosigue el auto, “la cláusula así redactada es claramente abusiva y, por lo tanto, nula”, provocando “un desequilibrio importante en las obligaciones en perjuicio del consumidor, que ante el menor incumplimiento se ve amenazado con un vencimiento anticipado que le impide absolutamente cumplir la obligación”. Además, “nos encontramos ante una cláusula que el consumidor no aceptaría en una negociación entre iguales por lo gravoso de la misma”, afirma la magistrada.

En base a todos los elementos estudiados, el auto declara abusiva la cláusula del contrato de préstamo en la que se fijan el interés de demora y el vencimiento anticipado, por lo que resuelve el sobreseimiento de la causa.

 

Pronunciamiento firme de la Audiencia

Esta familia logró que la Justicia les diera la razón en Primera Instancia (octubre 2017), si bien la entidad financiera (ahora Alcmena Bidco) recurrió la resolución ante la Audiencia Provincial, cuya Sección Segunda volvió a darles la razón un año después –noviembre de 2018–, con un pronunciamiento en el que se apuntó a la inflada cuantía del préstamo. Para resolver este asunto, el tribunal no se centró tanto en el número de cuotas impagadas o la redacción de la cláusula de vencimiento anticipado, como en que la entidad solicitó una ejecución hipotecaria por una cuantía de 329.595 euros, una cantidad muy superior al préstamo inicial contratado, por valor de 240.000 euros más 12.000 euros de cobertura por la oscilación del yen nipón frente al euro.

Entre otros argumentos, los magistrados de la Audiencia sostienen que el “ejercicio de la facultad de vencer, que de hecho en el momento de declararse perdido el plazo, lo era por el transcurso de un número de mensualidades no excesivo, ha resultado desproporcionado” dada la misma naturaleza del préstamo multidivisa.

Como ha explicado el letrado José Ramón Corvera, lo que ha estimado la Sala es que la cláusula de vencimiento anticipado en una hipoteca multidivisa se ve afectada por la nulidad del propio mecanismo multidivisa.

 

Otra batalla ganada a la banca

En definitiva, éste es otro asalto que los hipotecados han ganado a las financieras –una buena noticia tras el varapalo del Supremo con los actos jurídicos documentados–, y recuerda el abogado José Ramón Corvera que ya existe una jurisprudencia más que amplia y extendida tanto en España como en la Unión Europea –su bufete logró la sentencia pionera en Huelva favorable al prestatario sobre abusos en hipotecas multidivisa– que defiende y protege a los consumidores frente a la banca, especialmente en cláusulas claramente abusivas que contienen los préstamos multidivisa. Desde el bufete han animado a los consumidores a no tirar la toalla con los bancos en aquellos casos en los que consideren que se les han aplicado cláusulas abusivas en sus contratos hipotecarios.

Este caso concreto, además, ha sido en cierto modo extraordinario, debido a la lejanía en el tiempo de los procedimientos judiciales y del préstamo mismo. El contrato hipotecario multidivisa se firmó hace 11 años, y fue en 2011 cuando se declaró vencida la operación, para siete años más tarde hacer ejercicio de una demanda por cláusula multidivisa. “Hemos ganado en un proceso excepcional si tenemos en cuenta que han pasado siete años desde la ejecución hipotecaria”, afirma Corvera, que ha destacado sobre todo “la capacidad de poder negociar” en todo este procedimiento para alcanzar una solución.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies