PUBLICIDAD

Directo Cine Iberoamericano 2019
Cultura

Gibraleón ultima el 75 aniversario del Cristo de la Sangre

Bajada del Cristo de la Sangre

La Ilustre Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de la Soledad de Gibraleón ha diseñado una amplia programación que abarcará todo el año 2015 para la conmemoración del 75 aniversario de la actual talla del venerado Cristo de la Sangre, de la que es autor el escultor e imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci (1882-1967).

Los actos, que incluyen una procesión extraordinaria del Señor de Gibraleón a las 19.30 horas del 5 de septiembre, comenzarán el 10 de enero con la presentación del cartel y la revista de dicha efeméride en el Convento del Vado.

Seguirán con una misa de apertura el 11 de enero en la iglesia del Carmen, mientras que entre los días 24 y 28 de febrero tendrá lugar un quinario en dicho templo.

Entre el 24 de abril y el 17 de mayo se llevará a cabo una exposición fotográfica en la sala de exposiciones del Centro Sociocultural San Sebastián.

El 22 de agosto tendrá lugar en la iglesia carmelita una misa de acción de gracias y los días 29 y 30 de este mismo mes un besapiés extraordinario.

El 14 de noviembre se presentará en dicha iglesia un libro conmemorativo y el 20 de diciembre concluirán los actos con una misa de clausura.

Así lo ha informado la citada cofradía a sus hermanos en un folleto en el que anuncia que los actos conmemorativos podrían ampliarse para “engrandecer” dicha efeméride.

El Cristo de la Sangre, que procesiona cada año seguido de la Virgen de la Soledad el Jueves Santo, es una de las imágenes que siguen despertando una mayor devoción entre los olontenses.

Su autor fue discípulo del escultor Antonio Susillo Fernández, cuyo taller se encontraba frente a donde vivía el futuro alumno (actualmente conocida como Antonio Susillo), y al que asistía gracias a que un sobrino del escultor le llevaba para hacer figuritas de terracota. Sin embargo, cuentan que era tal la destreza que tenía que el futuro maestro dedicó más atención al nuevo alumno que a su propio familiar.

Así, sus dotes como escultor le hacen ganar varios premios hasta que en 1915 la Diputación Provincial de Sevilla le concede una beca para estudiar en los museos de París y Roma, su primer destino iba a ser Roma, pero por la recién iniciada Primera Guerra Mundial no puede asistir, teniéndose que ir a estudiar a París, después, en Madrid, continúa ampliando conocimientos.

Su primer taller de trabajo lo instala en la empresa sombrerera de su padre, allí trabaja y desarrolla todos los géneros artísticos (relieves, bustos, grupos escultóricos, y los toros, su otra pasión) con mucha dedicación.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies