PUBLICIDAD

Directo CARNAVAL ISLA 22 FEB
Firmas

Hablar andaluz

Guardo en mi memoria de niña de pueblo el aprendizaje de que los forasteros – era bonito llamarles así, no como ahora, que son sólo turistas- hablaban bien, con sus eses bien puestas, sus eles al final de las palabras y su elegancia.

Nosotros, los andaluces, éramos toscos y brutos. Y todo sigue igual: dicen que los andaluces somos mal hablados, que no hacemos un buen uso del lenguaje español, que lo nuestro es un pacá y un pallá, que nos tragamos los finales de las palabra, que somos ignorantes.

Nosotros, los de entonces, seguimos siendo los mismos acomplejados, y por eso muchos andaluces se esfuerzan en imitar el castellano castizo.

Y no saben que lo nuestro no es mal hablar; lo nuestro se llama dialecto andaluz, tiene una riqueza léxica descomunal y hay que sentirse especial por estar tocado con la varita mágica del andaluz, esa variedad lingüística que nos corre por las venas.

Es única, especial y sólo nuestra, tiene un origen cultural e histórico apabullante, y el arte de hablar andaluz es un mérito, un valor, nuestra honra.

Porque ser andaluz, señoras y señores, que no se nos olvide nunca, que nadie nos quite este privilegio, es hablar distinto. Andalucía es eterna. Y aquí, en los confines de la gloria, se habla andaluz. Ahí queda eso.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies