PUBLICIDAD

Directo Cine Iberoamericano 2019
Firmas

Hijos de la grandísima puta

Juraría que no es abuso sexual cuando un tipejo te penetra sin tu consentimiento, sino violación. Y si estás borracha/drogada/dormida, no hay consentimiento, lo que existe es crueldad y cosificación hacia una pobre chavala de catorce años a la que seis inhumanos han violado, sí, violado, y por turnos. Había otro asqueroso, uno que se masturbaba al que no han acusado de nada, cuando yo juraría que eso es omisión del deber de socorro.

Pero claro, si te estás masturbando mientras presencias una violación múltiple, cómo vas a dejar lo que tienes entre manos para ayudar a nadie. Juraría que las buenas personas, o vamos a dejarlo en «personas normales», en lugar de violar a saco a una chica que ha bebido, lo que deberían hacer es llevarla a su casa, cuidarla, pues además, son mayores que ella. Juraría que lo que tendrían que realizar los jueces es condenarlos por violación múltiple y continuada.

Porque la cosa es que los magistrados deben ser como la mujer del César, aparentar ser humanos, pues imagino que tendrán hijas, hermanas, mujeres o madres. Empatía, honestidad, justicia. Pero no: ya si eso, los han condenado por abusos sexuales a esa manadita, criaturas traviesas, se les fue de las manos. La náusea asciende, imparable. Juraría que la humanidad es ostentar la condición de ser humano. Pero se ve que me he equivocado, mala suerte, ya en otra vida.
Fátima, no lo digas. Pero juraría que se me escapa: hijos de la grandísima puta.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies