Con nombre propio

Huelva da su adiós a Távora

A las 21 horas de este viernes, Huelva dará su adiós al dramaturgo Salvador Távora, que falleció recientemente.

Será en el Gran Teatro de la capital onubense, que le rinde homenaje de la mejor manera posible, exhibiendo su último montaje, «Quejío».

Se trata, además, de su primera obra, que Salvador quiso reponer recientemente. Estrenada en 1972, supuso un antes y un después en la forma de hacer teatro, un nuevo camino estético nunca antes imaginado por nadie (no en vano se estudia como referente en todas las universidades de teatro del mundo entero). Flamenco y teatro al servicio de un mensaje, una idea social de lucha y esperanza.

Salvador Távora imprimió su carisma y su fuerza escénica para reflejar la opresión del proletariado andaluz en esta su primera obra. El montaje se basa en el cante y la potencia visual, con ausencia casi total de texto dramático. El crítico Pièrre Marcabru definía así estos aspectos:

No hay nada hablado, todo es cantado, bailado, y nunca la violencia de la opresión, tal como la rebelión, han sido tan claras. La penumbra, tres llamas, sombras encadenadas, guitarra y voz humana: ya es bastante. Todo es posible. (Pièrre Marcabru, “Quejío, un cante jondo”, France-Soir, 24 de mayo, 1973).

Gracias al concepto de “superficiales” en que se tenían considerados a los espectáculos flamencos, Quejío consiguió escapar de la atenta mirada de la censura. José Monleón comentaba cómo los censores toleraban la representación de la obra sin percatarse de su contenido:

Noche tras noche, a partir de la una de la madrugada, contemplada por los censores como si se tratara de un flamenco más para turistas, la representación de Quejío se asentó hasta convertirse, durante varios meses, en una de las atracciones de nuestra vida teatral.

En un primer momento el estreno absoluto de la obra iba a realizarse en el Festival du Théatre des Nations de París, pero José Monleón y José Carlos Plaza quedaron tan impresionados por la obra, que adelantaron su puesta en escena al 15 de febrero de 1972, en la conocida sala de la calle Magallanes, donde obtuvieron el mismo éxito que conseguirían dos meses más tarde en París. Fue tal la impresión que causó el montaje en París, que desde ese momento La Cuadra adquirió una proyección internacional, que le acompañó en los sucesivos montajes.

Este viernes 29 de marzo se podrá disfrutar de este montaje, historia del teatro de España, a la par que nos podremos despedir de una de las personas mas importantes de nuestra dramaturgia, una visita obligada para aficionados al teatro, aficionados al Flamenco, y para todos en general, pues es historia de España.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF - EMILIO DURÓ 4 OCTUBRE 2022

Más noticias sobre:Con nombre propio