La entrevistaZZ_Slider

Inmaculada Nieto: “Poner el foco a ETA para desembarazarse de la presión social por el despido de 8.000 sanitarios retrata a Moreno”

La portavoz parlamentaria de Unidas Podemos por Andalucía cree que la crisis entre los socios del Gobierno central por la inhabilitación del diputado nacional Alberto Rodríguez y la reforma laboral «se resolverá» y que «el Ejecutivo debe lanzar mensajes nítidos a quienes pretenden desestabilizar el país con intereses poco claros»

N. Acedo

Conoce las lides de la política y a menudo eleva hacia la superficie lo que a otros les interesa ocultar. Inmaculada Nieto (Algeciras, 1971) es la portavoz del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos por Andalucía y miembro de IU. Su discurso puede parecer de bajo voltaje, por el tono, pero es de fondo contundente. Está armado desde la convicción.

-¿Cómo van las negociaciones con el Gobierno andaluz sobre el Presupuesto para 2022?

-Todos los años la Consejería de Hacienda hacía una ronda y nos trasladaba los números grandes. Este, los contactos se han intensificado, de una reunión formal se ha pasado a tres: una primera con el consejero y su equipo, otra en San Telmo con Moreno Bonilla -Juanma, el presidente de la Junta-, y una tercera que nosotros tenemos el próximo martes con el consejero. Los planteamientos de partida son difíciles de conciliar, lo que no quita que siempre que nos llamen vayamos y que nos impliquemos con el mejor de los ánimos y las voluntades. Pero a nadie se le escapa que tenemos un concepto de los servicios públicos y de lo que habría que hacer para fortalecerlos diferente al que tiene el Gobierno, que la progresividad fiscal nos parece que no es para saltársela y que renunciar voluntariamente a ingresos para las arcas públicas que se podrían poner a disposición de la sanidad, la enseñanza o la dependencia, no nos parece una buena política fiscal. Son escollos que dificultan extraordinariamente que nos pongamos de acuerdo, aunque iremos y haremos nuestros planteamientos. La sensación de desaprovechar una oportunidad importante para Andalucía la tenemos. Los números que conocemos no nos hacen albergar muchas esperanzas porque al final el Presupuesto es la voluntad política cifrada en números y creemos que este Gobierno tiene las prioridades un poquito desordenadas, por eso los Presupuestos no obedecen a las que, a nuestro criterio, deberían estar atendiendo.

-¿Cree que habrá pacto con el PSOE-A?

-No lo sé. Parece que hay un ánimo mutuo de llegar a un punto común y no sé lo que finalmente decidirán, supongo que dependerá de las cuestiones que el PSOE plantee. No lo sé, ni creo que tampoco el PSOE lo tenga muy claro todavía, supongo. Es, como decía, la voluntad política llevada a los números y no sé cuánto de voluntad política comparten. No me quiero meter ahí porque no es mi departamento.

Los números que conocemos no nos hacen albergar muchas esperanzas -de pactar los Presupuestos andaluces de 2022-… ni creo que tampoco el PSOE lo tenga muy claro todavía»

-¿Ha salido mal parada Andalucía en otros Presupuestos, los Generales del Estado (PGE), como denuncian desde la derecha o algunas provincias como Huelva?

-No lo creo. El mantra de la confrontación que el Gobierno andaluz ha puesto sobre la mesa casi desde el minuto uno, aparte de ser muy cansado, no ayuda en nada. El esfuerzo que se está haciendo desde el Gobierno central, no sólo para Andalucía sino en general para todo el Estado, de tratar de abordar esta crisis que nos ha caído encima desde unas tesis distintas a la anterior, ha sido beneficioso y ha ayudado a mucha gente a aguantar el envite más duro de la pandemia en sus consecuencias económicas. Ha puesto recursos a disposición de todas las comunidades para que pudieran afrontar la desgracia que hemos tenido. En el PGE, Andalucía tiene un volumen de inversión bueno, contando incluso por habitantes. Hay dinero para las cuestiones más relevantes o que pueden ponernos en la senda de una recuperación económica más justa y recursos para proteger a la gente, lo que siempre se ha llamado el salario diferido, lo que reciben las personas a través de los recursos públicos, que no tiene que ver directamente con los ingresos de su nómina. Siempre unos Presupuestos se quedan por debajo de las expectativas de un territorio, eso es normal, pero creo que en este caso, y sobre todo en comparación con el proceder de la Junta que ha presumido de cerrar con superávit en pandemia, van en el camino adecuado. Además tienen un trámite parlamentario en el que se pueden mejorar y el PP, en lugar de estar tirando piedras desde la tapia, podría estar sentado en una mesa buscando la mejora que tenga detectada que requiere Andalucía.

-¿Corre peligro la coalición que conforma el Gobierno central tras la inhabilitación del diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez y las tensiones por la reforma laboral?

-Es un momento delicado, pero a buen seguro se resolverá, porque la sociedad y la recuperación económica requieren estabilidad. Necesitamos certidumbres y tanto el cumplimiento del acuerdo que propició la formación del Gobierno de coalición, como la defensa y mejora de la calidad democrática de nuestras instituciones, son elementos fundamentales con los que el Ejecutivo debe lanzar mensajes nítidos a quienes pretenden desestabilizar el país con intereses poco claros.

-La semana que viene se celebrará el Debate del Estado de la Comunidad que el presidente andaluz ha vinculado a la transparencia de su Ejecutivo, ¿qué espera de él?

-Desde ese enfoque de las cosas ya ha dado una medida de cómo se utiliza todo aquí para retorcer la realidad. Ese debate es una obligación establecida en el reglamento de la Cámara y no depende del talante de transparencia y de calidad democrática de este Gobierno, ni de ninguno, que se celebre. Todos los años el presidente debe comparecer y analizar con los grupos la situación de la comunidad. De inicio, han comenzado un relato de ‘somos tan buenos y tan transparentes que vamos a ir’ y no, hay que hacerlo y sólo faltaba que le tuviera que llevar la Cámara por las orejas. Es un procedimiento reglado, por fortuna, que hay que hacer. A ver para qué sirve. Suele haber una primera intervención en la que hacen un balance-publirreportaje y no hay mucha reflexión crítica en el abordaje de los temas, por lo menos por parte del Gobierno. Es una pena, pero intentaremos poner sobre la mesa elementos que creemos que tienen margen de mejora, pese al grado de autocomplacencia que tiene el Gobierno y Moreno Bonilla, en concreto, que está el hombre encantado de conocerse.

El Debate del Estado de la Comunidad es una obligación establecida en el reglamento de la Cámara y no depende del talante de transparencia y de calidad democrática de este Gobierno ni de ninguno»

-Se ha mostrado crítica con la afirmación de Moreno de que si para tener infraestructuras hay que sacar de la cárcel a 200 etarras, Andalucía prefiere esperar un año, ¿por qué?

-Ese perfil de moderado que nos quieren meter a todos a martillazos de Moreno con cosas así, tan sencillas y prosaicas, queda desmontado. Hace una afirmación ahí que sabe, o debería saber, que no es cierta, que ese tipo de negociación no se da ni son esos los términos ni el Gobierno decide cómo son los beneficios penitenciarios de nadie, porque para eso tenemos un sistema penal y jueces… En ninguno de los ángulos desde donde se analice, te va a salir la conclusión de que el Gobierno saca o mete a gente en la cárcel. Sabe que lo que ha escrito es mentira y creo que lo hace, aparte de porque es la estrategia de su partido y la suya propia, porque le está cayendo tela de presión desde la calle por decisiones como sacar a gente de servicios esenciales que no se entienden, especialmente en sanidad. El mismo día que el foco está puesto en que va a despedir a 8.000 sanitarios y se habla de las movilizaciones de las mareas blancas, los sindicatos… lanza el tuit y le pone el foco a Otegi. Si fuese otro momento, habría salido con ‘Gibraltar español’, que antes era el comodín. Me parece algo fuera de lugar de alguien que miente a sabiendas. Está feo en cualquier ámbito de la vida, pero en política es realmente grave y muy irresponsable trasladar a la ciudadanía que las cosas se hacen así. Y más, si lo hace un señor que paga un peaje durante toda la legislatura a Vox, que le echa para atrás la tramitación de una ley urbanística por un problema con menores no acompañados, o que le pide que le quite al Presupuesto elementos que estaban en el consenso general de todas las fuerzas políticas como la violencia de género o la memoria democrática. El comentario ése de quererle poner el foco a ETA para desembarazarse un poco de la presión social que ha ocasionado despidiendo a 8.000 trabajadoras y trabajadores sanitarios lo retrata y no como una persona moderada en modo alguno.

-En relación a lo que dice, las últimas semanas ha habido protestas por la sanidad, la educación, el ferrocarril, la regulación de macroproyectos solares… ¿augura un final de legislatura “caliente” en la calle?

-Todo apunta a ello y es normal porque ha habido una pandemia que ha limitado de manera extraordinaria la capacidad de movilización. No se ha podido hacer protesta social a pie de calle cuando el Gobierno de turno tomaba una decisión que agraviaba o perjudicaba a algún sector. Ha habido una actitud impecable de la sociedad civil, organizada o no, en torno a las medidas que había que cumplir y se ha dado prioridad absoluta a la pandemia y a paliar todo lo malo que ha traído. Pero cuando eso va quedando por fortuna un poquito atrás y la gente va recuperando la posibilidad de reencontrarse, de salir, de manifestarse, afloran problemas que no son de ahora, sino que venían gestándose por decisiones equivocadas. Ya hay la posibilidad de expresarlo en la calle, que suele ser el termómetro de cómo va la acción de un Gobierno. Moreno no ha tenido que ponerlo porque la pandemia se lo  ha evitado, pero auguro que esto va a ir creciendo por la vuelta a una normalidad que lo permite y porque la agenda política de Moreno no es como para que la gente se quede en casa.

-Desde Adelante Andalucía han acusado a IU de ocultarles que la Intervención del Parlamento comunicó que no se podía pagar alquileres de piso con la asignación del grupo, ¿algo que decir? ¿Está aclarado?

-Seguimos el procedimiento de todos los años, presentamos las cuentas del grupo parlamentario a la Intervención de un periodo de tiempo en el que todavía no llevábamos nosotros la contabilidad e Intervención puso en evidencia algo que no hacía falta que dijera. Los diputados tenemos una asignación económica para que sufraguemos los gastos de desplazamiento y de alojamiento que ocasiona nuestra labor, así es que no hace falta que Intervención ni nadie nos diga que no podemos imputarlo como gasto en ningún otro concepto porque ya lo recibimos. No hemos hecho ninguna alegación a ese tema, porque no es alegable, ni Intervención lo ha pedido, lo ha señalado como algo que no se puede hacer. Eso ha ido a la Mesa y ésta ha dicho que hay que reintegrar ese dinero porque se ha cobrado dos veces por lo mismo y ahora ellos tienen que devolverlo, como dijeron desde el minuto uno porque saben, como cualquiera de los diputados sabemos, que eso no se puede hacer. Todo esto pasa extra muros de nuestra capacidad de acción o de decisión. Hemos hecho lo que tiene que hacer cualquier grupo, que es entregar las cuentas. En ellas había cosas que no estaban bien hechas y que hay que subsanar. Como grupo lo que sí le pedimos a la Mesa en su momento es que diera audiencia a los interesados para hablar con ellos y que les indicaran cuál era el mecanismo o lo que fuese menester hacer. Se pueden buscar culpables, pero es estirar un chicle que en realidad no tiene ningún recorrido. Han hecho las cosas mal, eso ha ocasionado un ingreso doble y ahora tienen que devolverlo.

Se pueden buscar culpables -por el pago de alquileres de piso con la asignación del grupo-, pero es estirar un chicle que en realidad no tiene ningún recorrido. Han hecho las cosas mal, eso ha ocasionado un ingreso doble y ahora tienen que devolverlo»

-Las encuestas indican que la fragmentación no beneficia a la izquierda y en las próximas elecciones andaluzas parece que habrá una papeleta de Unidas Podemos, otra de Adelante, una más de Más País y formaciones andalucistas… ¿demasiadas?

-Los tiempos líquidos de la política son difíciles para hacer predicciones. Objetivamente, lo idóneo y lo razonable es que los proyectos políticos que son comunes estén todos en torno a una única oferta electoral, pero hay que partir de ahí. Evidentemente los anticapitalistas no están en un proyecto político común con Unidas Podemos porque nosotros no queremos montar la CUP en Andalucía ni tenemos ninguna aspiración soberanista. Queremos una agenda muy potente para Andalucía porque hace falta y un liderazgo en el contexto de la política estatal porque es lo lógico siendo la comunidad más grande y la más poblada, pero todo eso lo tenemos inserto en un proyecto de país, por lo que hay cuestiones que no son menores que no compartimos. A partir de ahí, que sé yo qué pasará con Más País. Nuestra vocación es de sumar, de crecer y de tener un espacio compartido con cuantas organizaciones y personas se sientan interpeladas por las mismas cosas que nosotros, sin duda, pero para llegar ahí, primero hay que tener debates honestos sobre si, efectivamente, tenemos los mismos proyectos o no.

-Su formación aún no tiene candidata o candidato a la Presidencia de la Junta, ¿asumiría esa responsabilidad?

-¿La de elegirla? (risas) No tenemos todavía el proceso abierto, a pesar del runrún electoral. Cuando Moreno decida disolver la Cámara estaremos preparadas, no habrá problemas con eso, pero es verdad que todavía no estamos en ello, aunque sí empieza a trazarse una hoja de ruta para llegar ahí. No está sobre la mesa, no nos hemos puesto a ello.

“Los anticapitalistas no están en un proyecto político común con Unidas Podemos porque no queremos montar la CUP en Andalucía”

 

♦♦PLANO CORTO

¿Sitio favorito para desconectar?

Zahara de los Atunes, tengo suerte porque es uno de los sitios más bonitos de Andalucía y toda mi familia materna es de allí. Tiene una playa para pasear que es una locura de bonita y es un sitio estupendo para desconectar.

Recomiende un libro

“El Infinito en un junco” de Irene Vallejo, me ha encantado, me ha parecido una preciosidad de libro.

¿Alguna película o serie que le haya marcado?

Tengo una niña y de lo que estoy al día cinematográficamente es de todo lo que saca Disney, Pixar… Me gusta el cine, pero me han marcado más libros. Y las series, estoy convencida de que me estoy perdiendo cosas, pero tengo un tiempo limitado y no me puedo parar con muchas.

¿En qué gasta el tiempo libre?

La mayor parte es para mi niña, mi familia y mis amigos, para la gente que normalmente no tengo muy a la mano porque mi trabajo, del que no me quejo, tiene horarios exigentes y la conciliación es complicada. Hacer planes con la familia y los amigos oxigena. Y cuando del tiempo libre tengo tiempo para mí, me gusta mucho leer, desde chica.

 

 

 

 

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF jun 2021

Más noticias sobre:La entrevista