La entrevistaÚltima Hora

Jesús Mora (Obras Cristianas): «La agresividad del coronavirus obligó a blindar todos los centros»

Francisco Jesús Mora Garrido es presidente de la Asociación de Obras Cristianas de Gibraleón desde 2018 tras la muerte del sacerdote Diego Suárez Mora. Empresario del sector de la distribución, es socio de la citada entidad desde hace 25 años, y anteriormente ostentó la Vicepresidencia. Hombre cercano y de buen talante, se destaca en su entorno, está dedicado por completo al servicio de la asociación.

¿Qué balance hace a los dos años transcurridos en la presidencia de Obras Cristianas tras el fallecimiento del Padre Diego Suárez Mora?

El balance como no podría ser de otra forma es muy positivo y a la vez lleno de responsabilidad. El legado dejado por nuestro presidente honorifico es inmenso, lo cual nos exige una atención máxima que nos permita mantener su obra y seguir en la línea marcada por el Padre Diego.

Durante estos 2 años, nos hemos esforzado en continuar ofreciendo a nuestros residentes unos estándares máximos de calidad, sin perder a la vez el compromiso de servicio hacia las personas necesitadas, siendo ésta, la máxima enseñanza de nuestro fundador. De igual forma, estamos en pleno proceso de mejora de las instalaciones, dotándolas de nuevos espacios y equipamientos que nos permitan seguir garantizando el bienestar de los usuarios.
Después de 2 años, seguir sirviendo a la obra iniciada por el Padre Diego es un orgullo que nos llena de satisfacción a todos los que formamos parte del equipo.

¿Se nota su ausencia?

Por supuesto, su ausencia se nota en cada rincón, en cada instante, en cualquier fecha señalada. Tuvimos la fortuna de vivir con una persona extraordinaria, absolutamente adelantada a los tiempos, que nos enseñó como Dios se vale del hombre como un instrumento para hacer un mundo mejor. Pero si de algo estamos orgullosos, es de no olvidarlo un solo minuto, de lograr que el padre Diego siga presente entre nosotros, al cual invocamos cada vez que tenemos que tomar decisiones difíciles.

Tras su marcha, su imagen se ha agigantado. Con el paso del tiempo vas comprobando lo excepcional de todo lo que hizo. Difícilmente creo que volveré a cruzarme en mi vida con una persona con la capacidad del Padre Diego.

¿Usted le conoció y estuvo a su lado, que recuerdos más destacados le dejó?

Han sido 30 años incondicionalmente a su lado, que me permitieron crecer como persona y como discípulo de Jesús. Vivir cada día al lado del Padre Diego te permitía comprobar la grandeza de servir, de ver como un hombre tenía la capacidad de sacrificarse por los demás, hasta la extenuación, el mayor recuerdo es y será descubrir a una persona abrazada por completo a la figura de Jesús de Nazaret y enormemente bondadoso con la fragilidad humana.

Anécdotas muchas, y en todas ellas la palabra admiración siempre por delante. Tuve la oportunidad de viajar a muchos lugares del mundo con nuestro presidente y en todos ellos pude sentir de primera mano el amor y reconocimiento universal hacia él.

Me quedo con su optimismo, la palabra desfallecer no existía para él, siempre tenía ese punto de energía que le permitía afrontar todos los retos con éxito. También me quedo con su sentido del humor, enorme, que nos hizo reír en tantas y tantas veladas junto a él.

¿Cuántos centros y usuarios tiene Obras Cristianas en la actualidad?

La entidad actualmente tiene 12 centros en las localidades de Gibraleón y Beas. Destinados a la atención de personas mayores tenemos 2 residencias, Jesús de Nazaret y mayores Cristo Roto. Dedicadas a la atención de personas con diversidad funcional, disponemos de dos centros en Gibraleón en el Complejo residencial Cristo Roto y otros 2 centros en Beas en el Complejo residencial Betsaida. Y finalmente en la atención a menores disponemos de 3 centros de protección de menores.

Paralelamente a estas actividades y dentro de los últimos proyectos creados por el padre Diego, contamos con un centro de formación profesional, un gabinete psicológico y una clínica dental solidaria, destinada a cubrir las necesidades bucodentales de personas sin recursos. En total atendemos a 350 personas diariamente.

¿De qué forma está afectando la pandemia a esta organización?

Más allá del coste económico, las consecuencias principales de la pandemia lo están siendo desde una perspectiva psicosocial. Para nuestros residentes es vital participar diariamente en un conjunto de actividades dentro y fuera del centro que garantice su bienestar físico, psíquico y social.

La imposibilidad de recibir visitas durante tramos de esta pandemia ni poder salir a sus domicilios también ha generado un importante estrés en los residentes, claramente observable en sus comportamientos, más disruptivos de lo habitual.

En términos económicos, obviamente hacer frente al virus está teniendo un importante coste para la entidad, debido al elevado gasto en equipos de protección y medidas colectivas así como las numerosas bajas laborales de trabajadores contagiados o confinados al ser contacto estrecho.

¿Qué medidas ha obligado a adoptar?

La agresividad mostrada por el virus ha obligado a blindar por completo los centros, adoptando rigurosas medidas organizativas y de protección de trabajadores y residentes. Considerando que nuestros centros son espacios confinados, toda nuestra atención está dirigida a prevenir la entrada del agente contaminante del exterior. Para ello, se ha impedido el acceso de familiares y proveedores al interior de los centros. En el caso de los familiares, las visitas han estado marcadas por un completo protocolo en el uso de equipos de protección y distancias con los residentes.

No puedo dejar de felicitar el extraordinario trabajo realizado por los directores de cada uno de los centros quienes coordinados por la gerencia de la entidad han dado una respuesta ejemplar sobre cómo gestionar esta pandemia. Felicitación que extiendo a todos los trabajadores de la asociación, quienes en los peores momentos tuvieron una actitud intachable.

La pandemia ha generado una situación de crisis económica en diversos países entre ellos el nuestro, ¿se teme el cierre de algún centro?

Gracias al incansable trabajo del Padre Diego todos nuestros centros están concertados con la administración Andaluza, quien está destinando una importante parte de su presupuesto a la atención social, por lo que a día de hoy no tenemos el cierre de ningún centro derivado de la situación económica.

Las administraciones han mostrado su respaldo a Obras Cristianas desde sus inicios, ¿sigue habiendo buena relación?

La relación con la Junta de Andalucía y concretamente con la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación es inmejorable. Nos sentimos muy afortunados de contar con una consejera como Roció Ruíz, sensibilizada y comprometida desde el minuto uno con nuestras necesidades, haciendo una virtud del servicio público. El respaldo por parte de la administración andaluza en estos difíciles momentos ha sido constante. Tanto en lo económico, con una importante ayuda para cubrir los gastos por la pandemia, como desde una perspectiva sanitaria, estando a día de hoy todo el personal y residentes de nuestras residencias de personas mayores y diversidad funcional vacunados.

A nivel municipal, Obras Cristianas es una preferencia de empleabilidad y atención social en Gibraleón y Beas, de ahí que como no podría ser de otra forma tengamos una excelente relación con los dos ayuntamientos.

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SEPT 2020

Más noticias sobre:La entrevista