AlmonteProvinciaZZ_Slider

José, el almonteño que ha vuelto a ver a la Virgen, tras prometer hace 47 años que no volvería a verla

Fotos: José L. Valladolid

José González Moreno es almonteño y, pese a su inmenso cariño hacia la Virgen del Rocío, decidió hace 47 años no verla más. Hasta 1975 era uno de los almonteños que portaban a la Blanca Paloma cada vez que ésta era trasladada en procesión.

Sin embargo, un grave accidente de moto sufrido, solo un año después de nacer su hija Noelia, le hizo hacer una promesa: si salía andando del hospital no volverá a ver más a la Reina de las Marismas.

El almonteño, según relata el periodista Fermín Cabanillas, estaba a punto de perder una de sus extremidades inferiores, hizo dicha promesa que suponía el mayor sacrificio que podía ofrecer.

Sin embargo, un responsable médico del hospital Virgen del Rocío, y a punto de que le fuera amputada una pierna, ordenó a los facultativos que pararan la operación.

Si bien la gangrena era evidente, dijo que, bajo su responsabilidad, no se produciría la amputación.

Y José, meses después, salió andando del hospital con una pequeña secuela, ya que perdió parte de un pie, pero con la pequeña Noelia, su hija, que tiene ahora 48 años de edad, en sus brazos.

La emotiva historia ha llegado hasta la Iglesia, y el párroco de Hinojos, donde ahora reside José, no ve razón alguna para seguir con su sacrificio, aunque deberá ser su homónimo de Almonte el que pueda levantar esa promesa.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF - 20 JUN 2022

Más noticias sobre:Almonte