Firmas

Karoshi

Miwa Sado, una reportera japonesa de 31 años, falleció en 2013. Apareció muerta en su cama con el teléfono móvil en la mano. A priori, la causa de la muerte parecía un infarto. Un año después, la inspección de trabajo dictaminó que lo que realmente provocó la muerte de la periodista fue exceso de trabajo, o lo que los japoneses llaman Karoshi. Sado acumuló más de 159 horas extra en ese mes, con solo dos días de descanso. Se da la situación de que la periodista trabajaba para la cadena pública NHK. El caso sale a la luz ahora, cuatro años más tarde, tras las presiones de su familia que quieren evitar que casos como el de su hija se repitan. No fue un hecho aislado. Según reconoce el propio Ministerio de Trabajo japonés, más de 2100 personas se suicidaron en Japón por causas laborales —675 por cansancio—.

Esto ha ocurrido en Japón, aunque también es frecuente en Estados Unidos, México y el sudeste asiático… Suelen ser muertes de cuello blanco. Es decir, no relacionadas con trabajos que requieran un enorme esfuerzo físico. Las más afectadas son las empresas de servicios, medios de comunicación, hospitales, y empresas de animación y videojuegos. Es importante señalar que para que un tribunal dictamine que la causa de la muerte es karoshi el trabajador debe acumular más de 100 horas extra en el mes previo a la muerte. Por supuesto están excluidos los accidentes laborales por causa de fatiga.

Es evidente que las horas extra deberían existir únicamente en caso de urgencia o de extrema necesidad de la empresa, y siempre bajo un férreo control, para evitar abusos como el que nos ocupa. Hoy por hoy, se han convertido en la forma de esclavitud de occidente. ¿Quién no ha hecho horas extra abusivas hoy en día? Y todo esto es desde que decidimos que el trabajo es nuestro nuevo dios. Trabajar es bueno, y necesario. ¿Qué duda cabe? Deberíamos trabajar para vivir, no vivir para trabajar. El problema surge cuando en aras de este dios sacrificamos nuestra vida, perdiendo nuestra familia, nuestros hijos, nuestros amigos… ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Quién nos ha engañado para decirnos que el trabajo es lo que nos da la vida?

Piensen.
Sean buenos.

Doña @RaquelMtnez_tv nos propone hoy Under pressure. Bajo presión. Es el terror de saber cómo es este mundo, viendo a algunos buenos amigos gritando déjame salir, reza mañana, llévame más alto, presión sobre la gente, la gente de la calle. Con todos ustedes: ¡Queen y David Bowie!

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Firmas