Mundo ParaleloÚltima Hora

La asombrosa historia de la medalla de la Virgen de la Cinta encontrada en la guerra de Irak

M. S.

Asombrosa, inexplicable, impactante… Una infinidad de sinónimos para la historia de una medalla de la Virgen de la Cinta, Patrona de Huelva.

En las redes sociales de la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta cuentan que, recientemente, reciben una consulta desde New Jersey (EE. UU.). En dicho mensaje, preguntan si la medalla que aparecía en la imagen adjunta tenía algo que ver con dicha Virgen.

Afirman que, aunque presentaba un «lamentable estado de conservación, desgastada y con profundas erosiones, fue fue fácilmente identificada como una de las medallas conmemorativa de la Coronación Canónica de Nuestra Señora».

El asombro vino cuando la persona que les contacta cuenta que es un soldado de élite, con multitud de condecoraciones por sus intervenciones en las guerras de Afganistán e Irak. Se trataba del Sargento Mayor Paul Cotrell, paracaidista de las fuerzas especiales de la 82ª División Aerotransportada del Ejercito de los EE. UU.

El soldado, les cuenta que la medalla la había encontrado durante una misión en Irak, en el año 2003. Concretamente, fue durante una batalla, la primera de Fulaya en abril de 2004, en las ruinas de un edificio de la ciudad. Asimismo, narra que «durante una misión de reconocimiento, mientras su unidad estaba sometida a un fuerte tiroteo, al parapetarse entre un montón de escombros, allí estaba la medalla de la Virgen de la Cinta».

La publicación reza que «la efigie de la Patrona de Huelva acompañó a Paul Cotrell durante todas las misiones en las que participó y aun hoy la conserva en su hogar como muestra de gratitud a la Santísima Virgen, en su icono onubense, tal y como hemos podido conocer».

Se preguntan muy sorprendidos cómo pudo llegar la medalla allí ya que, tras muchas indagaciones realizadas, no han podido encontrar la presencia militar española en esa zona concreta, ni tampoco les consta la presencia de misioneros o cooperantes vinculados con Huelva en dicha ciudad irakí.

«Lo único cierto es que en aquel momento Ntra. Sra. de la Cinta dio consuelo a aquel hombre en un rincón perdido de oriente», concluyen.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF EDUCACION - OCT2022

Más noticias sobre:Mundo Paralelo