FirmasÚltima Hora

La destrucción y el amor

Imagen: Luis Jurado

Visto desde tan lejos, con un océano de por medio, el edificio que es sede de la Fundación Olontia hasta me inspiraba una cierta ternura mientras estaba en Cuba, y no sólo porque la distancia es el olvido, como dice la canción, sino también porque siempre ayuda a alimentar los espejismos, y porque ese estado de triste abandono en que está creo que lo acerca y lo hermana con buena parte de las edificaciones de la Habana Vieja, la zona de la capital cubana que parece se va a desplomar en un sólo segundo, aunque luego resulte tener un cierto halo de eternidad y hasta me recuerde a una leve plumita suspendida en el aire…

Y, además, esa sombra de palmera que la recorre de arriba abajo le da ante mis ojos un punto de cubanidad, aunque realmente yo no pensara en eso, al menos de forma consciente, cuando me decanté justo por ésta entre las muchas fotos que disparó y me hizo llegar Luis Jurado, cuando tuve que elegir y decidirme por la que sería la imagen de la presentación en sociedad de la Fundación Olontia, y de su propuesta inaugural, ‘La destrucción y el amor. Una intervención colectiva’, sino por lo mucho que tiene de ficción la sombra de algo tan real como una de las muchas palmeras que jalonan la entrada a Gibraleón, según se accede al pueblo desde Huelva.

Y en ese estado de semiabandono en el que nos entregó ADIF el edificio tras firmar el contrato de arrendamiento, lo van a ver y descubrir los visitantes una vez que las obras e intervenciones de Pilar Albarracín, Antonio Belmonte, Sonsoles Brilhantes, Lita Mora, Guillermo Pérez Villalta, Juan Manuel Seisdedos y Wild Welva, junto al bello frontispicio aleixandrino creado por Faustino Rodríguez, conviertan ese viejo almacén, que conoció mejores días, en una apuesta de futuro y, en definitiva, en una verdadera muestra de arte de riesgo, al sur del Sur.

Creo que no existen referencias precisas de por qué razón Vicente Aleixandre puso como título ‘La destrucción o el amor’ a su libro de poemas concebido a mediados de los años 30, cuando España ya estaba al borde del abismo de una guerra fratricida y triste como pocas, pero yo sí recuerdo perfectamente ese instante de iluminación que me abrió sus viejas puertas metálicas para poder darle forma a este proyecto expositivo a partir de ese título basculante, por optativo, del poeta para con tan sólo cambiar esa «O» disyuntiva y circular por la añorada «Y» copulativa se pudiera obrar el milagro de este artificio tan ilusionante para mí como si fuera una memoria viva de nuestro porvenir.

Pablo Sycet
Pablo Sycet (Gibraleón / Huelva, 1953) es uno de los pintores andaluces imprescindibles de su generación -la de los años 80-, posiblemente la última generación de artistas para los que la pintura ocupa un papel central. Sin perder de vista en ningún momento esa centralidad de la pintura, a lo largo de tres décadas continuada de trabajo, la labor creativa de Pablo Sycet se ha ido desplegando en un amplio abanico de campos complementarios: la edición, la tipografía, el diseño gráfico, la fundación de galerías de arte, la organización de exposiciones, las letras de canciones, la producción musical... En otro orden de cosas, Pablo Sycet ha sido un puente fundamental tanto desde el punto de vista geográfico como desde el punto de vista generacional. Geográficamente hablando, por él han circulado buena parte de los caminos que han unido Andalucía y Madrid durante estas décadas. Aunque su residencia habitual ha sido madrileña, nunca ha renunciado a sus vínculos andaluces y especialmente granadinos, muy al contrario, siempre ha intentado reinvertir allí, en Andalucía, metafóricamente hablando, y a veces incluso monetariamente, lo ganado y aprendido en Madrid. Desde el punto de vista generacional, también ha sido un puente generoso y desprendido entre los artistas de las generaciones anteriores a la suya -de Gordillo a Guerrero- y las posteriores, incluidos los jovencísimos artistas emergentes de este mismo momento.

    También te puede interesar

    No se puede comentar.



    Publicidad

    CSIF EDUCACION - OCT2022

    Más noticias sobre:Firmas