El Avispero

La frialdad de Susana Díaz

El inicio del curso parlamentario en Andalucía ha traído una nueva foto para el PSOE. Ya Mario Jiménez no aparece al lado de Susana Díaz tras ser destituido como portavoz de la formación en la Cámara autonómica. La decisión fue entendida en su día como la traición de la ex presidenta de la Junta a quien había sido uno de sus colaboradores más leales.

Precisamente, Jiménez fue objeto esta semana de un sencillo reconocimiento por parte del presidente de la Junta en el Parlamento y que no debió gustarle mucho a la secretaria general del PSOE andaluz, a tenor de la cara que puso.

Juanma Moreno, tras felicitar a Díaz por su embarazo y al nuevo portavoz socialista, José Fiscal, por su cargo, definió a Jiménez como un «rival duro y correoso».

«Pero es verdad -añadió a renglón seguido- que a la hora de llegar a acuerdos y a la hora de elevarse para llegar a un encuentro lo ha hecho y lo ha hecho con decisión y también con coraje».

El presidente de la Junta finalizó sus palabras al respecto deseándole al político moguereño una «buena andadura».

Las palabras de Moreno fueron respondidas con el aplauso de la Cámara, incluida parte de la bancada socialista. Y decimos parte porque Susana Díaz no aplaudió. Ni se inmutó. La lideresa socialista permaneció indiferente, impávida. Con cara como de no haberle gustado el detalle de Juanma.

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SEPT 2020

Más noticias sobre:El Avispero