Firmas

La gran mentira de Fertiberia

(Firma: Asociación Mesa de la Ría)

La empresa Fertiberia, en su afán de tergiversar y confundir, ha lanzado a los medios unas declaraciones pretendiendo convencernos de que por fin ha resuelto la cuadratura del círculo.

Estoy a punto de conseguir el dinero, dice Fertiberia…  ¡Que desfachatez! Como si este fuera el meollo de la cuestión.

El verdadero problema, que ya pusiera en evidencia el expediente abierto por la Dirección Provincial de Costas de Huelva, allá por el año 2001, contra la mencionada empresa por incumplimientos en el contrato de concesión, son los vertidos incontrolados e ilegales de fosfoyesos en la marisma.

En el año 2007 la Audiencia Nacional dicta sentencia condenatoria contra Fertiberia ordenando la caducidad de la concesión.

Ya en esa sentencia, se le requiere a la mercantil, que deposite una fianza de 21,9 millones de euros, que no efectúa, y que después aumentó a 65,9 millones a instancia de la Asociación Mesa de la Ría, entre otros.

Han transcurrido 13 años sin que la empresa, que perteneciera a Villar Mir, haya hecho efectivo el depósito de la mencionada fianza.

De la misma manera pasaron 7 años, desde 2007 a 2014, antes de que presentara el proyecto de restauración de los terrenos concedidos, que la misma sentencia exigía.

La cosa está clara. La estrategia de Fertiberia es y ha sido, dilatar en el tiempo la solución al enorme problema ocasionado en Huelva. Y lo más grave es que todo apunta a que el Ministerio le sigue la corriente. Subrayemos también la laxitud con la que la Audiencia Nacional lleva, durante 15 años, gestionando este asunto.

Todos colaboran en la ceremonia de la confusión que celebra Fertiberia y que dura ya 20 años.

Como si no fuera suficiente farsa todo lo transcurrido hasta ahora, Fertiberia en sus últimas declaraciones sobre las gestiones del aval, manifiesta una falta de respeto absoluto con el pueblo de Huelva. En otros lugares de España realiza inversiones millonarias y aquí nos deja los residuos.

Es imprescindible recordar y aclarar que todo lo que se ventila en este delirante asunto de los fosfoyesos, en la marisma de Huelva, tiene un carácter exclusivamente administrativo. La empresa es condenada por la Audiencia Nacional, con ratificación del Supremo en el 2011, al final de un procedimiento Contencioso-Administrativo. Nada tiene que ver esto con un delito ambiental.

La sentencia dice que se han vertido residuos por encima de lo autorizado, de lo que se desprende sin lugar a duda, el proceder ineludible de la retirada de los fosfoyesos.

No cabe otra interpretación y ningún enfoque ambiental. El Ministerio lo sabe y está jugando al juego que Fertiberia marca y le interesa.

Ni la fianza, ni el proyecto que la empresa presentó en el 2014 y que el Ministerio dice que está evaluando, tienen nada que ver con la realidad de la situación.

Fertiberia proclama que está cerca de realizar el depósito de la fianza, ¡13 años después!

La provisión que tiene que preparar esta empresa, son 2.500 millones de euros, el coste que supondría, según la Junta de Andalucía, la retirada de los fosfoyesos, que traería a Huelva muchos puestos de trabajo en una nueva industria de la descontaminación y la marisma limpia.

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SEPT 2020

Más noticias sobre:Firmas