A propósito

La indecencia

Me envía un correo de felicitación un amigo y se hace una pregunta al mismo tiempo. ¿Qué paz y qué amor perciben y pueden celebrar este año que acaba los españoles? Y recuerda que más de tres millones de ellos han rebasado el límite de la pobreza extrema.

Entro en uno de mis confidenciales favoritos y leo los tristes datos que nos deja este país: 26% de paro, 101.034 desahucios, más de 200.000 empresas cerradas, 1.807.700 hogares con todos los miembros en paro…

Acudo a otro digital y más me indigno: Emilio Botín multiplica por 371 el sueldo del trabajador peor pagado de su banco.

También leo que la banca duplica hasta septiembre los beneficios de los nueve primeros meses de 2012 y gana 6.702 millones de euros y que 189 altos directivos se reparten remuneraciones de 147 millones al año.

Ojalá y el año 2014 sea razonablemente bueno para todos. Y más justo, especialmente con aquellos que menos tienen. Ojalá y poco a poco vaya desapareciendo la indecencia de aquellos que siguen con los bolsillos llenos, y que miran para otro lado ante ese hombre que busca en el contenedor o ese otro al que le cortan la luz o el agua. Y que miran para otro lado ante quién ya perdió la dignidad que le quedaba.

 

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies