El Avispero

Susana Díaz se olvidó de las Urgencias en el nuevo Centro de Salud de Gibraleón

Los olontenses podrán utilizar el nuevo Centro de Salud antes de final del año en curso. Así lo ha anunciado este jueves el  presidente del PP de Huelva, Manuel Andrés González, quien destaca que esta infraestructura será una “realidad en unos meses después de que el Gobierno de Juanma Moreno en la Junta de Andalucía haya agilizado los trámites para su apertura”.

González ha lamentado que aún no esté a disposición de los olontenses el nuevo centro de salud debido a que un «Gobierno del PSOE en la Junta presentara un proyecto en el que no se contemplaba las urgencias», no obstante, ha asegurado que el Gobierno andaluz «ya se ha puesto en marcha para modificar el proyecto y habilitar el servicio”.

“A pesar de la incapacidad del anterior gobierno socialista para desarrollar un proyecto acorde a la demanda de la población y los profesionales sanitarios, el centro de salud de Gibraleón será posible gracias al compromiso y la gestión en pocos meses del gobierno de Juanma Moreno”.

Acompañado por el Grupo Municipal del PP de Gibraleón, González ha recordado que «la Junta ha estado esperando hasta este mismo mes de julio la recepción del edificio por parte del Ayuntamiento de Gibraleón una vez que ha terminado sus reformas en el apartado urbanístico».

El popular ha señalado que “es muy significativo» el hecho de que fuera “un gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento de Gibraleón el que puso a disposición de la Junta de Andalucía suelo para la construcción de un nuevo centro de salud en el año 2004 y será un gobierno del PP en la Junta el que lo ponga en funcionamiento después de 15 años en los que el PSOE prometía mucho pero hacía muy poco”.

CARACTERÍSTICAS DEL CENTRO

González ha insistido en la importancia de la nueva infraestructura sanitaria para el municipio de Gibraleón que tendrá una superficie construida de 1.916 metros cuadrados, que triplica el espacio del actual y cuyo presupuesto asciende a más de 2,6 millones de euros.

Además del reseñable incremento de la superficie del centro de salud de Gibraleón y, por lo tanto, de sus diferentes instalaciones, lo que “favorecerá la comodidad y confortabilidad de usuarios y profesionales”, entre las principales novedades del programa funcional se encuentra la incorporación de tres nuevos servicios: se trata de odontología, fisioterapia y rehabilitación y radiología, “prestaciones que se podrán ofrecer en el propio municipio sin necesidad de desplazamientos a la capital”.

En cuanto a la clínica de adultos, estará integrada por 10 consultas, 5 de ellas de Medicina de Familia y otras tantas de Enfermería, así como otra consulta de extracciones-tratamiento, box diagnóstico y las correspondientes salas de espera para los pacientes. Por su parte, la clínica pediátrica dispondrá de dos consultas.

Las nuevas instalaciones dispondrán asimismo de espacios destinados al uso de los profesionales -despacho de dirección, biblioteca, sala de juntas, sala de estar y vestuarios-, así como aseos adaptados a las personas con movilidad reducida, sala de residuos y almacén general clínico.

La respuesta del PSOE

Mientras tanto, el parlamentario andaluz del PSOE, Mario Jiménez, ha señalado que «la paralización del centro de salud de Isla Chica, cierre de las urgencias, colapso en la atención primaria sin citas y ahora incumplimientos en el nuevo centro de salud de Gibraleón» es la hoja de ruta del Gobierno de Moreno Bonilla en su estrategia de acabar con la sanidad pública.

En esta línea, Jiménez ha exigido a la Junta que asuma sus compromisos y aporte el equipamiento adecuado para el edificio tal y como está en el convenio. «Es incomprensible que ahora se hable de que falta un servicio cuando solo se precisa mueblar y equipar», dice.

Jiménez señala que con el PSOE en la Junta, el Ayuntamiento de Gibraleón rubricó un convenio de colaboración con el Servicio Andaluz de Salud para la construcción de un nuevo centro de salud en la localidad el 18 de enero de 2018, con el gobierno socialista de Lourdes Martín.

«Y una vez finalizadas las obras, personal del SAS comprobó que el edificio respondía a las necesidades de la ciudadanía en materia sanitaria, por supuesto, incluido el servicio de urgencias», añade.

«Esta es una muestra más -reitera- de que Moreno Bonilla ha fracaso estrepitosamente en la gestión de la sanidad pública, algo aún más grave en una pandemia. Seguramente es porque al presidente de la Junta no le interesa la sanidad pública, y prefiere fomentar la sanidad privada».

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:El Avispero