El Avispero

Las “chapuzas” de la desfusión hospitalaria

La Asociación ‘Huelva por una sanidad digna’ ha denunciado que el proceso de desfusión de los hospitales Infanta Elena y Juan Ramón Jiménez ha comenzado “sin atender a las demandas de la ciudadanía, ni consultar con los trabajadores. Sin explicar ni a esta asociación, ni a los sindicatos, ni a nadie los proyectos para cada servicio. Sino a las bravas. Improvisando”.

Así, señalan que si la ciudadanía y profesionales rechazaban la fusión era porque “mermaba la calidad asistencial” y que lo que se buscaba eran “mejoras y no propaganda”.

En este sentido, han apuntado que la desfusión se está haciendo mal “a propósito” y a base de “chapuzas”, todo, indican, “para que los ciudadanos crean que la fusión es mejor”.

Por esto, han apuntado hasta seis trabajos diferentes que se están realizando de forma chapucera, en Otorrinolaringología, en las Unidades de Mama, en radiología, en cardiología, en Análisis Clínicos y Microbiología y en Hematología.

En un comunicado, la asociación desgrana lo que, a su parecer, son las “chapuzas” que se están realizando y que reproducimos a continuación:

Primera chapuza: Se desfusiona el Servicio de Otorrinolaringología (ORL). Vuelven los Facultativos al HIE pero, ha habido grandes dificultades para que se devolviese el instrumental de quirófano e incluso los microscopios que pertenecían a este centro y seguimos aunque podrán atender a niños de urgencias y en consultas, no podrán intervenirlo quirúrgicamente sino que tendrán que derivarlos al Servicio del HJRJ (es decir duplicamos la consulta y alargamos el tiempo de espera) todo porque la pediatría se empeñan en mantenerla en el HJRJ a pesar de no tener en marcha ni siquiera el proyecto de maternoinfantil.

Segunda chapuza: Para ahorrar en personal y en equipamiento se decidió, en su momento, fusionar las unidades de mama de los dos hospitales. Ahora los directivos plantean que, en cumplimiento de las sentencias contra la fusión, deben desmantelar dicha unidad. Y decimos desmantelar porque no es una desfusión es una destrucción. Deciden que en cada centro haya una unidad, pero no las dotan tecnológica necesaria. Tras las numerosas quejas por la inexistencia en el Infanta Elena de un mamógrafo digital que permitiera que las pacientes atendidas en su área, tuvieran acceso a la misma tecnología que las del área del JRJ, deciden de nuevo que la unidad se mantenga fusionada como referencia provincial. Pero por el camino y con los traslados debidos a este despropósito, improvisación y falta de planificación no sólo se han perdido varios días sin hacerse las correspondientes exploraciones radiológicas (aumentando la demora en los diagnósticos) sino que se ha roto un ecógrafo valorado en unos 80.000€ . Bravo señores gerentes.

Tercera chapuza: Con la desfusión, de golpe se devuelven al HIE los pacientes pendientes de citar para pruebas radiológicas de su área. Pero faltan en el HIE dos radiólogos, (los asignados a la unidad de mama), por lo que o se contrata o de nuevo las demoras se dispararán aun más.

Cuarta chapuza: De 4 cardiólogos, que componían la dotación del HIE, nos devuelven 3 y ya “si más adelante se ve que es necesario” se planteará (o no) la contratación de un 4º y sigue siendo un servicio fusionado dependiente de un único jefe.

Quinta chapuza: Se han separado las unidades de Análisis Clínicos y Microbiología y las decisiones se han tomado en contra de la opinión de sus profesionales. Don Antonio León (que antes de Gerente fue Director de la UGC de Análisis Clínicos del Complejo Hospitalario de Huelva), pretende ahora llevarse las técnicas de biología molecular que se vienen realizando en el Hospital Infanta Elena desde hace veinte años (cuando, además, en el Infanta se encuentra, a día de hoy, la unidad de infecciosos), al Juan Ramón Jiménez. ¿Esto que desfusión es? ¿Más desmantelamiento del Infanta encubierto?

Sexta chapuza: Hematología. Se hizo la fusión para ayudar a cubrir, con los hematólogos del HIE las guardias, las bajas, jubilaciones, etc de los facultativos del HJRJ sin necesidad de contratar sustitutos. Ahora se hace la desfusión y se devuelven al Infanta a sus dos Facultativos, pero se les obliga a asumir parte de los pacientes de su área que, por su complejidad, antes atendía el HJRJ al ser referencia provincial, para así descongestionar un poco el Servicio del HJRJ, sin tener que contratar los sustitutos que faltaban. En este caso ya no estamos fusionados pero se intenta mantener la misma política de no contrataciones. No volvemos al número de efectivos de antes, y así indefectiblemente, aumentará la lista de espera.

¿Tendremos que recordarle a estos gerentes, que existe sentencia firme que considera al anterior gerente INCOMPETENTE (es decir sin competencia) para determinar estos cambios de carteras de servicio y movimientos entre los centros?

¿Tendremos que recordarle también que hay otra sentencia firme que anula la fusión y que por tanto el HIE debe tener al menos la misma cartera de servicios y efectivos que antes? ¿O tendremos que denunciarle por prevaricación por empecinarse en hacerlo a sabiendas que no tiene competencias?

Prometen cumplir la sentencias judiciales que anulan la fusión, dialogar con los profesionales y negociar la desfusión. Reconocen el desastre que la fusión supuso, pero todo es un engaño y la realidad es que siguen haciendo su santa voluntad. No negocian, ni siquiera con los sindicatos. En sus reuniones sólo les informan y sólo parcialmente. De fechas de desfusión de servicios no de proyectos para los mismos.

De nuevo los gerentes, a la limón, continúan con aquellos viejos planes. ¿Es por ello por lo que se mantienen en el cargo incomprensiblemente tras haber sido baluartes, artífices y defensores de la fusión y pese a los ceses de Consejero, Viceconsejero, Gerente del SAS y múltiples gerentes de Hospital? ¿Qué pretenden, que esto aún funcione peor y decir esta es la desfusión que queríais? ¿Son incompetentes o lo hacen mal a conciencia para que el resultado sea peor que el de la fusión?

Basta ya, la salud de los onubenses está en juego y no vamos a tolerarlo. Así que reiteramos la petición de su cese y del nuevo Gerente del Infanta Don Carlos Gutiérrez Amaro promotores de la fusión y de este nuevo atentado sanitario.

Con respecto a los hospitales de la capital, queremos un Infanta Elena como mínimo con la cartera de servicios anterior a los movimientos de fusión. Un Juan Ramón Jiménez de primer nivel. Unidades y servicios potentes capaces de resolver los problemas sanitarios de los onubenes y un verdadero maternoinfantil, no una UCI pediátrica de 3 camas. Si mantenemos los errores de la fusión ¿esto de qué sirve?

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF jun 2021

Más noticias sobre:El Avispero