Beas

Las madres del colegio Juan Ramón Jiménez de Beas, en lucha contra la falta de personal del centro

Las madres de los alumnos del colegio Juan Ramón Jiménez de Beas están «hartas» por la falta «absoluta» de personal que «perjudica a los niños», en particular en los servicios de comedor, cuidadores de Educación Infantil y Especial, y maestros.

Por estos y otros problemas que afirma sufrir, las delegadas de padres, en reunión mantenida este martes han acordado realizar una recogida de firmas en todo el colegio, así como una protesta simbólica, llevando fiambreras al colegio para dar de comer a sus hijos, ante la falta de personal, y «la absurdidaz» de tener que contratar un catering cuando lo único que necesitan es cubrir la baja de un auxiliar de cocina.

En efecto, el colegio de Beas es de los pocos centros en la Provincia que tiene comedor propio, es decir, que la comida es elaborada en el dia, con productos frescos comprados en la localidad, y por trabajadores del propio centro.

El problema, según han indicado las madres, es que la Junta de Andalucía no autoriza al centro a la contratación de personal de cocina cuando algún trabajador sufre una baja laboral, sino que el sustituto debe ser enviado desde la propia delegación de educación, que tarde una media de al menos 2 meses en cubrir dicha baja.

Ello supone que el centro, mientras tanto, tienen que recurrir obligatoriamente a un servicio de cátering, a pesar de tener comida y personal propios del centro (que por otra parte se desperdicia), además del gasto enorme que supone a las arcas públicas (ya que se contrata comida, personal, cuando el centro sólo necesita un trabajador que sustituya la baja de la cocinera.)

Por otra parte, han señalado que los niños no se habitúan a comidas prefabricadas «porque están acostumbrados a comer sano y natural, con lo que la comida se desperdicia porque la tiran a la basura,y cuando llegan a sus casas tienen que volver a comer».

Por otra parte, denuncian que el centro adolece de una falta de cobertura de las bajas de técnicos en Educación Infantil y técnico en Educación Especial, que, al igual que la baja de las cocineras, la baja de los técnicos tardan en cubrirse una media de dos meses. Así, la baja de la técnico de educación infantil ha tardado en cubrirse del 10 de Septiembre a 15 de Noviembre, por lo que denuncian que «las maestras han tenido que dejar sus clases para acompañar a los niños al baño, teniendo que dejar solos al resto de la clase».

Además de esto, inciden en que «más sangrante aún es la situación de la técnico de Educación Especial, que se ocupa de los niños con problemas o dificultades especiales, que está de baja desde el 5 de Octubre y sigue de baja a fecha de hoy».

Por último, indican que el centro también adolece de una «falta sistemática de maestros. No hay personal para cubrir las bajas de los maestros que duren menos de 15 días. Sólo tienen un profesor de apoyo, que además es profesor de educación física y secretario, que no puede cubrir todas las bajas. Ante esta situación, no se pueden atender las clases de refuerzo para los niños mas desfavorecidos que los necesitan ya que los maestros se llevan todo el año cubriendo bajas no cubiertas».

Del mismo modo, las AMPAS del CEIP Juan Ramón Jiménez, y el Instituto Campiña han convocado a los padres a una reunión el miércoles a las 6 de la tarde, al objeto de canalizar las protestar e intentar solucionar un asunto que viene de lejos.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies