El Avispero

La prisión de Huelva, aislada

El centro lleva tres días con graves dificultades en sus comunicaciones.

El centro penitenciario de Huelva lleva tres días con graves dificultades en las comunicaciones telefónicas y por tanto dificultando el intercambio de información entre los distintos trabajadores penitenciarios, los diferentes organismos públicos y particulares.

Sorprende la falta reflejos de Instituciones Penitenciarias para solucionar este problema alegando dificultades presupuestarias. Habida cuenta que este problema se lleva arrastrando en el centro penitenciario de Huelva durante meses hasta llegar al colapso actual.

Y es que estas dificultades presupuestarias para resolver una cuestión estratégica para una centro penitenciario como lo son las comunicaciones telefónicas, contrasta con la inversión descomunal en unas obras, alrededor de unos seis millones de euros, que va a abarcar sólo una reforma parcial de los módulos residenciales . Obras que se inician en un contexto de pandemia y mucho nos tememos tenga su pilar fundamental en la implantación de más cámaras de video vigilancia basándose en el control obsesivo por parte de los gestores penitenciarios de la actividad diaria de los funcionarios de prisiones.

Junto a esta política de inversión descomunal e ineficiente , existe una política de ahorro de costes de personal siendo más que evidente en la falta alarmante de facultativos en el centro penitenciario de Huelva; una política de fiscalización y desconfianza absoluta hacia la actividad diaria de los funcionarios de prisiones que se refleja en la creación de normas internas desde la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias con el único propósito de inocular miedo en la actividad diaria de los trabajadores penitenciarios y en un empeoramiento en la calidad asistencial a la población reclusa poniendo como ejemplo el Servicio Provincial de Drogodependencias y Adicciones dependiente de la Diputación Provincial de Huelva que no tiene presencia física en el centro penitenciario desde hace más de un año.

En definitiva, las prioridades de instituciones penitenciarias no pasan por una gestión responsable y eficiente de sus recursos, sino que se centran más en gastar recursos para controlar y fiscalizar a los funcionarios que en mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y la calidad asistencial de la población reclusa del centro penitenciario de Huelva.

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SEPT 2020

Más noticias sobre:El Avispero