PUBLICIDAD

Emisión Misas Diarias
Firmas

Los virus y la condición humana

Cuando mejor se conoce a la gente es en situación de vulnerabilidad y peligro. El coronavirus está escribiendo la historia de la humanidad, o de una parte de ella; digamos que los inicios del siglo XXI. Es la primera pandemia que pone al mundo en jaque de un modo hasta ahora inédito, haciendo que las puertas de los países comiencen a cerrarse dejando tras de sí un portazo desagradable e incierto.

Todos para sus guaridas, y que comiencen los juegos del amor, del humor y de las rencillas familiares. Supongo que en un año habrá muchos divorcios y también una gran cantidad de bebés. Los felices se amarán y los que no lo son tratarán de separarse, pues la convivencia extrema, el confinamiento que empezamos a vivir y que más adelante se endurecerá, permitirá que salga a flote la condición humana, pues sólo hay que seguir de cerca lo que ocurre en Italia, absolutamente clausurada, luchando por mejorar unas cifras de enfermos y fallecidos poco alentadoras aún. Sin embargo, China está saliendo triunfante, reduciendo drásticamente la enfermedad, minimizando ya los muertos y los casos graves.

Ellos actuaron a tiempo y, aún así, les está costando muy caro. Y aquí no hablamos solo de economía, que también, sino de enfermos graves y decesos. Nosotros, los de siempre, con estos políticos marrulleros que nos gobiernan, estamos regular nada más.

Fue un disparate no haber empezado a tomar medidas hasta hace dos o tres días, arengando a la población a manifestarse en el 8M, permitiendo congresos, fiestas, reuniones de todo tipo, besamanos a santos, estadios de fútbol a tope y mil torpezas más que ahora y dentro de unas semanas nos pasarán el coste, las consecuencias en cifras de personas enfermas.

No nos engañemos: hasta que no cierren ciudades como Madrid, que es la más afectada, y la gente entienda que si la chavalería no va a centros educativos es para contener el avance de la enfermedad, no para estar todo el día en la calle, viajar a otros lugares y estar de vacaciones, el panorama no mejorará. Los políticos en nuestro país han tomado decisiones lentamente, y eso les convierte en ineptos. Mal informaban a la población, quitándole importancia al asunto, usando a periodistas cuñados que decían que esto era una tontería, una simple gripe.

Ya estamos viendo que no, y cada vez hay más casos, y así será hasta que tomemos conciencia de que hay que cambiar hábitos sociales y personales. Un bravo inmenso por el personal sanitario, demostrando siempre su grandeza humana y profesional.

Un aplauso sin paliativos por la gente sensata y generosa que trata de ayudar a sus vecinos impedidos o ancianos. Un cálido reconocimiento a los periodistas, expertos y divulgadores que informan con rigor científico, poniendo de manifiesto el escenario que tenemos y cómo la ciudadanía puede contribuir a que esta pesadilla pase cuanto antes.

Soy paciente pluripatológica y con ciertas enfermedades que me convierten en un caramelito para el Covid-19. Al igual que yo, tenemos miedo muchísimas personas por estar para según qué virus en riesgo vital o preocupación por nuestros queridos mayores.

El miedo es instintivo y natural, pero que no nos lleve a creer todas las mil tonterías que circulan en las redes sociales, de las que por cierto hay que tomar cierta distancia por salud mental.

Serenidad, paciencia y eficacia nos pueden llevar al bienestar común, y juntos, podemos. Ahora, mientras escribo, miro a través de la ventana el cielo pintado por algunas palmeras, edificios y pájaros.

A mis oídos llega música suave, porque también hay que cuidarse emocionalmente, y los pensamientos nos llevan al más horrible de los infiernos o la más deliciosa de las glorias. Juraría que las plantas de mi jardín tienen un color necesario. Sí. Muestran un hermoso color verde esperanza.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies