Tribuna lIbreZZ_Slider

Mañana lo hago

(Silverio Victoria) El ser humano es un experto en postergar, es decir, en ir dejando para luego aquello que tendría que haber hecho o empezado a hacer ya.

Cualquier persona que me lea sabrá que esto que digo le ha pasado más de una vez. Es más, en España hay incluso un refrán que refiere y señala esta particular tendencia a los «luegos»: «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy» es el refrán al que me refiero. Y como somos como somos, lo referimos de forma irónica y le cambiamos el sentido, con la intención de sonreír con sarna y hasta jactarnos cuando nos llaman la atención ante nuestra dejadez: «no dejes para hoy lo que puedas hacer mañana».

Y es que posponer las obligaciones suele ocurrir porque uno tiende a pensar que todavía hay tiempo, porque en ese momento concreto no apetece hacer nada o porque simple y llanamente pecamos de vagos más veces de las necesarias.

Pero claro, llega fin de año y nos olvidamos de dejarlo todo para después. Nos llenamos de buenos propósitos e intenciones para el año entrante que, interna y calladamente, sabemos hipócritamente que no llevaremos a buen fin. En ese momento nos ponemos formales y empezamos a decir que vamos a ir al gimnasio, que aprenderemos algún idioma, que haremos ese viaje que nos debemos, que acabaremos los estudios, que dejaremos de fumar o que emprenderemos cualquier otra idea que se nos ocurra prometer.

Y esto nos ocurre una vez y otra porque eso de procrastinar (qué palabra más rara y difícil de pronunciar) es algo inherente al humano, como las excusas y justificaciones que sólo nos las creemos nosotros mismos. Quizás se deba a que tendemos a evitar conductas que sean vistas cómo a aburridas, improductivas o incómodas, aunque no sea así. Y eso hace que tendamos a realizar actividades lúdicas, entretenidas y cómodas de realizar.

Las verbalizaciones del tipo «es que ahora estoy cansado», «más tarde me pongo porque tengo tiempo» y/o «no pasa nada porque descanse 1 hora» las decimos con naturalidad y nos creemos y autoconvencemos de que es correcto lo que hacemos.

Procrastinar: qué palabra más rara que he tenido que aprender ahora, no luego, pues es ahora cuando tenía que escribir este texto.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SANIDAD - DIC2022

Más noticias sobre:Tribuna lIbre