Recreativo de Huelva

Marcelino: “Me toco vivir un ciclo maravilloso y hay que trabajar fuerte y con paciencia para que se pueda repetir”

Marcelino./ ALBERTO DIAZ

Antes de la I Gala Mackay, Marcelino García Toral atendió a los medios de comunicación asegurando su alegría por recibir ese premio porque «es una gran satisfacción cada vez que vengo a Huelva. Según venia para acá, recuerdo que mi última presencia en la Casa Colon fue en la presentación de un Trofeo Colombino en el 2005. Quién me diría que catorce años después volvería a estar aquí para recoger esta bonita distinción. Estoy muy agradecido a todas las personas que decidieron otorgarme este galardón y, por supuesto, a la afición recreativista, que me dio tanto cariño desde el primer día que llegue aquí, y en general al pueblo onubense».

Comentó en la misma línea que «me llamo el presidente, Manolo Zambrano, y lo recibí son sorpresa y después con una tremenda alegría. Estoy muy orgulloso de ser copartícipe, con otra muchas personas, de haber hecho feliz a Huelva por lo que significa el Recreativo para esta ciudad y a su afición. Estoy muy agradecido de todo lo que recibí aquí en dos años tanto a nivel profesional como personal».

Un premio que puede colocarlo en un lugar especial en la historia del club aunque el entrenador asturiano dijo que «quien me conoce sabe a que doy máxima importancia y no tengo afán de protagonismo, ninguno. Para mi lo bonito fue lo que me toco vivir aquí. Desde aquel dia que llegue, tuvimos la suerte de vivir un ascenso, la gente volcada en la calle… momentos inolvidables. Luego un año en Primera extraordinario, con el Nuevo Colombino lleno cada quince días y eso es lo que me queda. Cuando no estaba ahí, estaba en al calle disfrutando con mi familia y a mi mujer, hijos y padres cuando venia, se les trato exquisitamente y eso es lo que se queda».

Marcelino reconoció que recibe el premio en una situación muy distinta a la que vivió él. «Desgraciadamente, el futbol tiene ciclos. A mi me toco vivir un ciclo maravilloso y ahora hay que trabajar muy fuerte y con paciencia para que un periodo similar se puede volver a repetir». Una situación que le provoca mucho dolor. «Me duele mucho. Me duele desde el momento en el que bajo de Primera Division porque cuando te tratan bien, eres participe de hacer disfrutar a una ciudad, me supo muy mal por una ciudad en la que el Recreativo es algo muy importante».

Una temporada en la que reconoce, la 2006-2007, que Europa puede ser una espinita a pesar de conseguirse la primera permanencia del Recreativo en la máxima categoría en su historia. «Siempre hay que aspirar a mas y se dio una circunstancia de que la competición no era igual que ahora y el finalista de Copa tenia adquirida plaza para la Europa League o UEFA en aquel entonces. Estuvimos ahí y disfrutamos mucho, el equipo jugaba muy bien al fútbol e hicimos un año histórico. Estuvo muy bien y fue un año extraordinario, siendo ademas mi primera experiencia en Primera División, lo que también te genera un recuerdo especial».

Un año deportivo excepcional acompañado del cariño de una ciudad que sigue a día de hoy. «La gente me quiere mucho y cada vez que vengo me lo manifiestan. Estoy muy agradecido a lo que vivi aquí esos dos años y solo tengo palabras de agradecimiento a nivel profesional y personal porque mi familia estuvo aquí fenomenal y se nos dio mucho cariño y eso, conforme pasa los años,  es lo que perdura». «Suelo venir, no tanto como me gustaría pero me gusta venir aquí».

De su situación personal, dijo que tiene pocas ganas de entrenar ahora. «Cuando trabajo, me dedico en cuerpo y alma, ponemos, tanto el cuerpo técnico como yo, dedicación, capacidad y empeño para que las cosas salgan bien pero, particularmente, cuando paro, también disfruto y ahora estoy en ese periodo. Estoy disfrutando de la familia, amigos, de vivir situaciones que dentro de la profesión, por la dedicación, no puedo vivir. Estoy intentando, cuando lleguen esas propuestas u otras que llegaron, elegir bien, que es muy importante. Soy bastante indeciso y espero acertar».

Tras afirmar que no hablaría de su futuro porque «le gustaría que se centrará todo en lo que estamos viviendo aquí y no en situaciones personales», comentó, sobre la posibilidad de volver al Recre u otro equipo por los que ha pasado, que «el entrenador nunca puede hacer planes de futuro. Hace planes inmediatos y, a veces, como en mi caso, puedes recibir una sorpresa. No vale la pena pensar en lo que puede suceder en el futuro porque solamente el destino nos dirá donde vamos. Mi destino quiso que en el 2005 viniera aquí y se forjó, junto con la trayectoria desde el 2003, un episodio de mi vida a nivel profesional muy bonito».

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies