Con nombre propio

Onubenses crean la ‘Embajada de Huelva en Suiza’

Ramón López y Rosa Parrilla, onubenses residentes en Suiza

Hay onubenses que, además de reinventarse, se ofrecen a ayudar. En busca de un mejor horizonte profesional y laboral y pese a todo lo que supone dejar atrás su tierra y familiares, marcharon en su día a Suiza y han tenido la idea de crear una suerte de ‘Embajada de Huelva’ en el mencionado país con tal de ayudar, informar, orientar y colaborar con ‘paisanos’ que residan actualmente allí o pretendan trasladarse en busca trabajo.

De momento, han creado un grupo en redes sociales para poder mantener el contacto con los interesados en irse a vivir allí, según ha anunciado uno de los promotores de la iniciativa, Ramón López García.

En concreto, la idea surgió después de que Ramón y su pareja Rosa se marcharan a trabajar al país europeo hace casi un año, y decidieran seguir con su activismo social, «pero buscando nuevas formulas para estar cercano a las personas que lo necesiten».

De este modo, y dentro de esta iniciativa, en una primera fase, este grupo de personas va a ayudar «dentro de sus posibilidades» a todo onubense que quiera ir a buscar «su futuro a este maravilloso país», sobre todo «a los que no tienen medios económicos pero que tienen clarísimo que quieren venirse». En este caso, López ha indicado que ya hay seis solicitudes tramitadas de personas que les han pedido ayuda.

En esta variante, ha subrayado, estudian «caso por caso», y ven el perfil «que se adapte mejor a las oportunidades para encontrar trabajo lo antes posible cuando llegue, así como la situación social que vive en Huelva. Todo sufragado por los integrantes de este grupo de manera absolutamente privada».

Eso sí, en esta variante a la persona a la que ayuden, «contrae un compromiso con el grupo de integrarse en el proyecto como miembro activo bajo el principio de ayudar para ser ayudado».

Segun informa Europa Press, a quien entra en esta variante, le pagan antes de ir a Suiza un curso de seis meses de francés en una academia privada de Huelva, el billete de avión, y el hospedaje con comida, «hasta que encuentre trabajo y pueda independizarse».

Una vez que llegue a Suiza, le inscriben de inmediato -empadronamiento- en la administración comunal -Ayuntamiento- y le facilitan un bono mensual para que se pueda mover por transporte público.

También le acompañan a las empresas de empleo, «que son las que dan el trabajo en Suiza», para que presente su currículum, que previamente redactan en francés.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Con nombre propio