Opinión

El ninguneo de Sánchez a Huelva

El Gobierno central mira para otro lado ante las reivindicaciones de la Junta
Sánchez en un reciente acto público
photo_camera Sánchez en un reciente acto público

En el año que está a punto de decirnos adiós hay una cosa que ha quedado meridianamente clara, salvo en el Acuerdo por Doñana, que a ver cuándo y cómo se pone en marcha, el Gobierno central se ha dedicado, sencillamente, a mirar para otro lado cuando el de Andalucía le ha reclamado algo.

Y ya no es que desde Moncloa se pase olímpicamente de Huelva cuando se le reclama infraestructuras de comunicaciones como el AVE, tanto la opción de Sevilla a la provincia onubense como la de unir Andalucía y el Algarve conectando con Faro.

Hay un asunto de mayor urgencia que preocupa no solo a agricultores sino también al resto de la provincia. En la reciente cumble climática de Dubái (COP28), el presidente de la Junta, Juanma Moreno, pidió al Gobierno de Sánchez el diseño de un Plan Director de Desaladoras así como solicitó a la UE que reconozca la singularidad hídrica de Andalucía. Han pasado varias semanas y desde Moncloa no ha habido, que sepamos, respuesta alguna.

Mientras tanto, las principales organizaciones agrarias de Huelva han mostrado su preocupación por la falta de lluvias y la no realización de las infraestructuras hídricas necesarias, ante la entrada en vigor desde el 1 de enero del recorte del 50 % para el riego. Freshuelva, Asociación de Citricultores de la Provincia de Huelva, Cooperativas Agro-Alimentarias Huelva, Asaja-Huelva, UPA y la asociación de Comunidades de Regantes de Huelva (Corehu) han advertido que esto supondrá la "muerte económica" de la provincia.

Y recuerdan que "la situación no sería tan extrema de haberse cumplido lo comprometido en los diferentes planes hidrológicos y acometerse las obras declaradas de interés general del Estado". Aunque han comprobado que la Junta, tras el aplazamiento de las movilizaciones previstas para el pasado mes de noviembre, ha empezado a ejecutar las infraestructuras que demandaron las citadas organizaciones, la lentitud en la ejecución "no las convierte en soluciones a corto plazo".

Por otra parte, las obras que son responsabilidad del Gobierno de España carecen de respuesta ni soluciones a corto o largo plazo.

Por ello las organizaciones exigen al Gobierno central un esfuerzo para complementar las acciones realizadas por la Junta de Andalucía, como es el caso de la autorización de la ejecución de la mejora de la toma de la presa del Andévalo en la que la administración autonómica va a invertir 26 millones.

Este ejercicio agoniza y mucho nos tememos que el venidero, 2024, seguirá poniendo de manifiesto que nuestros políticos seguirán más pendientes de su habitual pim pam pum que de buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos. Y eso que la situación, en lo relativo a la sequía, es extrema.