Opinión

La lista de Óscar

No, no se trata de la de Oskar Schindler. Ya quisiera el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible tener siquiera un ápice de la nobleza de aquél. Los españoles hemos asistido atónitos a un ejercicio de hipocresía y de señalamiento político digno de la más baja clase política. La que nos gobierna, por desgracia. Lloriquea nuestro ministro, superado por la situación y viéndose obligado a utilizar los recursos de su ministerio para confeccionar una lista de los medios que, supuestamente, le 'insultan'. De los medios y de los insultos, claro. Que no quede.

Y es que sin el más leve rastro de vergüenza así se lo dijo claramente a Alsina, que con buen criterio le espetó que qué utilidad tenía eso para los ciudadanos, a los que él se debe. Ni corto ni perezoso respondió: 'Claro que lo tiene'. Para, a renglón seguido, confirmar que realmente para quien es útil esto es para él. Y así. La cosa no tendría mayor trascendencia si se interpretara como una chiquillada hipócrita de un político al que hay que tolerarle los malos modos, pero que es incapaz de aceptar cualquier crítica. Por muy mal expresadas que estén estas. Alguien que no contribuye en nada al sereno debate parlamentario, y que disfruta sabiéndose polémico por sus actitudes de matón. Que pocas habrá mayores que señalar públicamente a quienes opinan sobre él.

Que se permita que un responsable público haga algo semejante, y además con dinero público, es otra muestra de la degradación a la que Sánchez y su gente han llevado a la vida política de este país. Cabe preguntarse ahora, ¿qué piensa hacer el ministro con su lista? Salvarlos a todos está claro que no. ¿Piensa querellarse? ¿Exigir responsabilidad civil? ¿Mover sus recursos políticos para acosar o aislar socialmente a sus "insultadores"? Gran incógnita esta.

Pero que nos estemos preguntando esto hoy es verdaderamente peligroso. Porque es una expresión de la mentalidad de 'caza' al discrepante que se abre paso tanto en el gobierno como en el PSOE. De sus socios ya ni hablemos. Que, en un ejercicio de cinismo difícil de igualar, afirman amnistiar a delincuentes, convictos y prófugos, mientras por otro lado señalan a quienes les dicen las verdades. Parafraseando a Zola en el célebre 'Yo acuso': 'Que se atrevan, pues, a llevarme a los tribunales y que la investigación se haga a la luz del día. Espero.'

Pablo Gea Congosto

Abogado. Colegiado ICAS nº 16.069.

Coordinador General. Despertar Social. Personas, no Ideologías.

Director. La Iniciativa. Peleamos por la Verdad, peleamos por ti.

Autor de 'El nacimiento del Hombre Nuevo. Personas, no Ideologías', 'El camino hacia el imperio: el tránsito de la República al Principado romano' y 'El buenísimo criminal'.

Diploma de Especialización en Análisis del Terrorismo yihadista, insurgencias y movimientos radicales. Universidad Pablo de Olavide.

Grado en Derecho. Universidad de Sevilla.

Máster en Derecho Público. Universidad de Sevilla. Máster en Abogacía. Universidad de Sevilla.

Máster en Comunicación Política y Gestión de Campañas Electorales. Universidad Pablo de Olavide.

Doctorando en Historia Contemporánea. Universidad de Sevilla.