FirmasÚltima Hora

Petricor

Estoy totalmente convencido de que de no haber coincidido con Santiago Campuzano en la Sede Tecnológica de la Universidad Internacional de Andalucía, para montar e inaugurar en Malaga la exposición del eterno retorno de Carlos Berlanga, yo me habría ido definitivamente de este perro mundo sin saber que nuestra palabra «petricor» responde a uno de esos olores naturales que más y mejor definen mi gusto por la vida, pero que, sin embargo, ahora me suena mucho menos natural que «maresía», ese término portugués con el que titulé mi exposición de 2017 en el Museo de Historia Natural e da Ciencia, en Lisboa.

Salíamos del hotel camino de la Sede Tecnologica de la UNÍA, tras la primera lluvia del verano malagueño cuando Santiago lo comentó y, más tarde averigüé que, según asegura Google, «el término petricor es el nombre del olor que se produce al caer la lluvia en los suelos secos, conocido popularmente como «aroma a tierra mojada» u «olor a lluvia». Se define como «el distintivo aroma que acompaña a la primera lluvia tras un largo período de sequía. Aunque no está aún tipificada en la RAE». Y al leerlo pensaba que es una lástima que el malogrado Javier Marías muriera sin luchar en la RAE para que «maresía» fuese hoy un término tan español como portugués, tras reivindicar la «acercanza» en sus escritos.

Y aunque desconozco la etimología y antigüedad del término «petricor», a este postiguero le suena muy poco ajustado a lo que expresa, y mucho a uno de esos complementos con los que aparecen tocadas o adornadas en sus retratos las damas nobles del Renacimiento. Y, por el contrario, creo que el nombre de ese olor que impregna el aire cuando cae la lluvia sobre los suelos secos, bien podría ser algo de sonido más cercano a lo que popularmente se nombra como «aroma a tierra mojada» u «olor a lluvia»…

Asumo que es totalmente absurdo mi empeño de exigir una lógica sonora como, por ejemplo, tiene el término «molondro», porque aunque no sea de uso frecuente, con sólo escuchar esta palabra puede uno hacerse idea al instante de lo que se nombra. Así me lo demostró Nacho Canut años atrás, mientras atravesábamos el DF mexicano en una furgoneta durante la promoción de algún concierto o disco de Fangoria, y yo exclamé, tras mirar por la ventanilla: «Vaya molondro!». Y pese a que Nacho jamás había oído este palabro, giró la cabeza y supo perfectamente a qué me refería.

Pablo Sycet
Pablo Sycet (Gibraleón / Huelva, 1953) es uno de los pintores andaluces imprescindibles de su generación -la de los años 80-, posiblemente la última generación de artistas para los que la pintura ocupa un papel central. Sin perder de vista en ningún momento esa centralidad de la pintura, a lo largo de tres décadas continuada de trabajo, la labor creativa de Pablo Sycet se ha ido desplegando en un amplio abanico de campos complementarios: la edición, la tipografía, el diseño gráfico, la fundación de galerías de arte, la organización de exposiciones, las letras de canciones, la producción musical... En otro orden de cosas, Pablo Sycet ha sido un puente fundamental tanto desde el punto de vista geográfico como desde el punto de vista generacional. Geográficamente hablando, por él han circulado buena parte de los caminos que han unido Andalucía y Madrid durante estas décadas. Aunque su residencia habitual ha sido madrileña, nunca ha renunciado a sus vínculos andaluces y especialmente granadinos, muy al contrario, siempre ha intentado reinvertir allí, en Andalucía, metafóricamente hablando, y a veces incluso monetariamente, lo ganado y aprendido en Madrid. Desde el punto de vista generacional, también ha sido un puente generoso y desprendido entre los artistas de las generaciones anteriores a la suya -de Gordillo a Guerrero- y las posteriores, incluidos los jovencísimos artistas emergentes de este mismo momento.

    También te puede interesar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



    Publicidad

    CSIF - EMILIO DURÓ 4 OCTUBRE 2022

    Más noticias sobre:Firmas