AljaraqueProvinciaSin categoría

Presentan más de dos mil firmas y alegaciones contra el proyecto de una gasolinera en Aljaraque

Terminado el plazo de información pública, el grupo de vecinos que se han movilizado en las últimas semanas en contra del proyecto de gasolinera en el núcleo urbano de Aljaraque han conseguido presentar 2.255 firmas de rechazo, entre ellas más de 50 alegaciones individuales, que se incorporan al expediente de tramitación de la estación de servicio cuya autorización compete al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía.

Los vecinos centran su principal rechazo en «los riesgos de incendio y explosión que entraña la gasolinera, en su impacto negativo en la salud de la población por la emisión de ruidos, de excesivos niveles de iluminación que alteran el sueño, y sobre todo por la contaminación del aire con benceno y otros gases cancerígenos». Un impacto en la salud que, aseguran, cuenta con varias evidencias científicas, «como la proporcionada por la Universidad de Murcia». Además, los vecinos advierten que el funcionamiento de la gasolinera producirá graves riesgos de seguridad vial en las dos calles donde se implantará, “porque la parcela es muy pequeña y los acerados se convierten en espacios de acceso, maniobra y salida de hasta siete vehículos a la vez. El proyecto no tiene estudio de tráfico, modifica las previsiones del planeamiento vigente e incumple las condiciones de accesibilidad de los espacios peatonales”. Recuerdan que la gasolinera se proyecta en una zona residencial, a menos de 9 metros de viviendas, de parcelas con usos tan sensibles como una guardería y zonas de juegos. En el entorno cercano viven personas muy vulnerables, con discapacidad, con sensibilidad química diagnosticada, población infantil. También se localizan dos barriadas populares socialmente desfavorecidas. “La gasolinera incrementará la inequidad en salud de esta población frente a la que reside en otras zonas del municipio” se quejan los vecinos.

Tras semanas de consultar todo el expediente, los vecinos han presentado alegaciones también sobre la falta de rigor y fiabilidad del proyecto, solicitando su rechazo por parte del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía. “El proyecto no debiera haberse tramitado porque su documentación presenta errores y omisiones que siembran serias dudas sobre la fiabilidad de una instalación que entraña riesgos para la población. Incumple normativa técnica, no ha estudiado las condiciones reales de la población potencialmente afectada, omite la proximidad de un centro de transformación, de un local de pública concurrencia con material inflamable (bazar chino), incorpora en la medición la tala de 180 árboles y el desbroce de más de 3.000 m2 cuando se trata de una parcela en suelo urbano de unos 1.400 m2….estos y otros errores restan fiabilidad y garantías de que se van a acometer las medidas necesarias para minimizar los indudables riesgos de una instalación con una gran carga al fuego, que almacena productos peligrosos”.

Además, los vecinos advierten en sus alegaciones que el planeamiento general vigente de Aljaraque reserva la instalación de gasolineras a suelo industrial, y que no hace compatible una actividad tan peligrosa en zona residencial del núcleo de Aljaraque. “Sin embargo, este proyecto se ha planteado en esta zona urbana puesto que en 2011 se aprobó el cambio de uso de una parcela residencial a comercial para implantar un LIDL justificando la modificación en una pretendida dinamización económica y generación de empleo que no se han producido. La nave construida en la parcela se destinará finalmente a la ampliación de un bazar chino existente ya en la zona. En 2013 el Gobierno de Rajoy aprobó una medida liberalizadora por la que hizo compatible las gasolineras con cualquier uso comercial equiparando la venta de combustible y gas con la de cualquier otro producto inofensivo. Esta modificación de la ley estatal, que debiera revertirse para evitar problemas como el presente en Aljaraque, está obligando a los municipios a adaptar su planeamiento imponiendo condiciones urbanísticas más restrictivas a las gasolineras, mayores distancias de las estaciones de servicio a zonas residenciales, a dotaciones sensibles. Es lo que le acabamos pidiendo al Ayuntamiento de Aljaraque en nuestras alegaciones, que formule cuanto antes la modificación de las ordenanzas, de la normativa urbanística y que desestime el deficiente proyecto de gasolinera. Que ni Aljaraque ni ningún otro núcleo del municipio tengan que sufrir la alarma, el temor que nuestras familias están experimentando”. Los vecinos terminan recordando una vez más al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía que la salud y el bienestar de la población es lo primero, y por tanto exigen la búsqueda de soluciones.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Aljaraque