Firmas

Quiero una vivienda

Vivienda

Hace muchos años era costumbre que los jóvenes , al casarse, vivieran en la misma casa de los suegros, fuese propiedad o alquilada. Solo se tenía derecho a una habitación independiente y el resto de dependencias y tareas de casa había que compartirlas. Al final problemas! De esa situación nace el refrán de que “El casado casa quiere”. Sustitúyase la palabra casado por “ juntado” o “ emparejado”.

También y durante décadas, principalmente entre 1940 y 1970, la gente se protegía de la dificultad de acceso a una vivienda, de una forma barata que era habitar una casa por dos o tres familias, compartiendo todos los gastos. ¿Quien admite hoy día eso en España? muy pocos. Al final problemas! De ese modelo de convivencia aparece otro refrán que dice: “Dos mujeres en el mismo hogar se hablan bien pero se quieren mal”.

Vivir independientes siempre ha sido un objetivo, no exento de dificultad. Desde siempre el acceso a una vivienda, alquilada o propia, ha sido una especie de odisea económica. La excepción la tenemos en el período entre 1997 y 2007 , de una prosperidad virtual y de auténtico desenfreno por todas las partes implicadas ( jóvenes compradores, bancos, constructores, inmobiliarias etc).

Cualquier pareja de jóvenes quiere independizarse y vivir bajo un techo distinto al de los padres, amigos o familiares. Pero la realidad les está llevando a tener que habitar viviendas en situaciones como las mencionadas. Situaciones menos aceptadas que antes porque se viene de unos antecedentes de prosperidad.

Frente a ésta realidad social, la gente busca soluciones, incluso acuden al artículo 47 de la constitución que dice: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias ………….. etc. etc.

Lo cierto es que los ciudadanos afectados aguantan esperanzados y a la vez impotentes a que la situación vaya cambiando, sin saber qué aportar para que ello efectivamente ocurra. El gobierno viene haciendo esfuerzos con la reforma económica y fiscal, subvencionando también los alquileres. Los bancos ya están lanzando hipotecas a un interés diferencial por debajo del 2% y sin cláusula suelo.

Mientras, la OIT( Organización Internacional del Trabajo) dice que España debe subir sus sueldos, para que haya más poder adquisitivo. También dice que hasta el año 2028 no se alcanzaran niveles salariales a los de antes de la crisis.

Y en medio de todo esto aparecen en los periódicos de economía ciertos titulares diciendo ya que el precio de la vivienda empieza a recuperarse. ¡ De risa!. El ciudadano de a pié sigue muy confundido..
Globalmente, para que se vuelva a tener acceso a la vivienda, hace falta trabajo; trabajo digno y bien remunerado. El escenario para saber cuando llega ese momento, de una manera firme y continuada no está en los titulares de los periódicos de economía ni en las palabras del gobierno de la nación. Está en el aumento en la cantidad de proyectos que entren en los colegios profesionales de arquitectos, aparejadores, ingenieros, ingenieros técnicos etc. Esos proyectos crearán inversión, cuando se materialicen. La inversión creará puestos de trabajo. Los puestos de trabajo crearán dinero disponible para alquilar o comprar viviendas. Ese escenario aún no se está produciendo.

Hasta que llegue ese momento, los jóvenes tendrán que asumir la situación de no poder vivir en pareja y solos. Ya lo asumían, paradójicamente, los jóvenes de las décadas de la dictadura que, incluso teniendo casa, no podían vivir juntos hasta que se casaran. Eso sí que era una situación reprimida y absurda.

Comprendo a los jóvenes que dicen “quiero una vivienda”, porque las viviendas son para habitarlas y no para contemplarlas y en España hay muchas viviendas vacías y con poca accesibilidad a ellas. Pero los jóvenes deben aplicar paciencia y esfuerzo- como siempre- para “construir” su casa u hogar, empezándola por los cimientos y no por el tejado.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Firmas