AyamonteProvinciaÚltima Hora

Rául Pérez: «Llegaré hasta donde haga falta para ver a mi hijo»

“Llegaré hasta donde haga falta”. El ayamontino Raúl Pérez, que hace cinco años inició una batalla judicial para ver regularmente a su hijo, residente en Suiza junto a su madre, no escatimará esfuerzos para que ésta cumpla el régimen de visitas decidido por el juez.

Así, el afectado no descarta acudir al Defensor del Pueblo, al tiempo que estudia otras acciones con el fin de que “nadie le quite al niño el derecho de estar con su padre”.

Pérez reconoce sentirse “desesperado” tras comprobar que la madre del pequeño, con quien mantuvo una relación en Ayamonte en 2007, sigue haciendo caso omiso a las resoluciones judiciales.

La última resolución, que se conoció recientemente, fue la de un juzgado de Granada, que falló a favor del padre del pequeño. Sin embargo, el demandante tampoco cree que su ex compañera la acate.

“Lo que le pido a la madre de mi hijo es que, además de que cumpla esta última decisión judicial, no deje de hablarle en español al niño, pues lo que temo es que cuando vaya a volver a verlo apenas podamos entendernos él y yo”, señaló en declaraciones a esta Redacción.

Ambos, como ha relatado Pérez, iniciaron una relación en 2007, fruto de la cual nació su único hijo, aunque tres años después de conocerse la pareja se separó, y ella decidió trasladar su residencia a la localidad granadina de Huétor Santillán, a unos 450 kilómetros de Ayamonte.

Ante esta situación, ambos pactaron un régimen regulador de visitas y una pensión alimenticia, que Raúl Pérez asegura que ha cumplido “escrupulosamente”, pero el problema empezó cuando uno de los fines de semana que acudió a ver al niño se encontró con que la casa donde vivía con su expareja estaba vacía, y había dejado recado a una vecina de que se había marchado a Suiza.

Ante esta situación, interpuso una denuncia ante la Guardia Civil de Maracena, y horas después recibió un burofax que le informaba de que su expareja había marchado a Suiza por la enfermedad de su padre, así como un mensaje en su teléfono móvil que le pedía “que no la molestara más”.

Raúl Pérez inició entonces un procedimiento asesorado por una abogada experta en secuestros internacionales, y tras quedar exonerado de una denuncia falsa de malos tratos por parte de su expareja, el juez suizo le dio la razón, e incluso impuso que en esa misma jornada pudiese ver al niño, “y fueron los únicos 45 minutos que he visto a mi hijo en más de dos años, porque desde entonces no ha cumplido con la Ley”.

Incluso, añade, el juez la condenaba a una multa de 400 euros por cada mes que incumpliese y la obligaba a regresar a España con el niño, lo que “ha incumplido sistemáticamente”.

Posteriormente, según relata, ha acudido de nuevo a Granada para ver al niño, y de nuevo se ha encontrado, según relata, con que su expareja no ha acudido a la cita, “y he vuelto completamente derrotado y abatido, pero voy a seguir luchando”.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SANIDAD - DIC2022

Más noticias sobre:Ayamonte