ProvinciaZZ_Slider

Rechazo sindical a la «imposición» de Matsa de una jornada de 12 horas

El Sindicato Provincial de UGT-FICA ha mostrado este viernes su respaldo al planteamiento unitario del Comité de Empresa y Secciones Sindicales de UGT, CCOO y USO en Minas de Aguas Teñidas (MATSA) y reprocha el «burdo intento de usurpar» la interlocución legítima que corresponde a los representantes legales de los trabajadores, promoviendo «a la desesperada» desde Recursos Humanos una seria de reuniones en los diferentes departamentos para “comer el coco” y convencer a los trabajadores de las “bondades” de sus planteamientos, cuando ya el comité y las secciones sindicales «hemos manifestado de forma categórica que la jornada de 12 horas es innegociable».

Así lo ha señalado UGT-FICA en una nota de prensa que sigue así:

«Por lo que queremos dejar meridianamente claro que rechazamos de plano y con total rotundidad las pretensiones de la empresa de imponer la jornada ilegal de las 12 horas en la empresa minera más allá del estado de alarma.

Como bien se establece en el acuerdo sobre medidas del Covid-19, la jornada de 12 horas es una medida excepcional y temporal, que tenía una justificación sanitaria y para nada es un cheque en blanco.

Pretender extenderlo sine die, nos parece un planteamiento totalmente fuera de lugar y muy lesivo para los trabajadores y trabajadoras al incumplir de manera escandalosa lo que establece el Estatuto del Minero en materia de jornada, haciéndonos retroceder a la minería del Siglo XVIII en donde el colonialismo imponía sus leyes sin respetar ni Dios ni Rey.

Este absurdo planteamiento va en contra de todos los avances conseguidos y no sólo en la minería, sino en todos los sectores, en lo que conseguir la jornada de 8 horas/día costó muchos años y muchas vidas de trabajadores y trabajadoras, como para que ahora, por un afán economista pretendan hacerla desaparecer.

Bajo ningún concepto lo vamos a admitir, y desde ya, les advertimos, que no va a ser un proceso pacífico, pues la pretensión de imponer la jornada de 12 horas supone una declaración de guerra, que rompe unilateralmente la paz social, y conllevará entrar en una dinámica de movilizaciones y huelgas que sin lugar a ninguna duda, no le convendrá a los intereses de los accionistas».

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Provincia