El Avispero

Susana Díaz: el principio del fin

El principio del fin político de Susana Díaz podría haberse iniciado ya. A la lideresa del PSOE andaluz se le complican las cosas. El hecho de que Ferraz haya dado luz verde a una candidatura aupada por ‘sanchistas’ a la presidencia de la Diputación de Huelva y que lidera María Eugenia Limón es entendido por observadores políticos como un claro síntoma de la pérdida de poder e influencia de la expresidenta de la Junta.

Algunos han visto que, en efecto los de Pedro Sánchez, es decir, la ejecutiva federal, quiere ser contrapeso al poder de Díaz en Andalucía.

De momento, esta batalla dentro de la guerra que libra el PSOE onubense la ganado el sanchismo pero qué pasará de cara al congreso donde ha de elegirse la nueva ejecutiva provincial. Toda una incógnita.

De momento, lo que sí está claro es que, hoy por hoy, existen dos facciones bien diferenciadas en el PSOE onubense: susanistas y sanchistas.

La vicepresidenta de la gestora, María Luisa Faneca, con atribuciones ejecutivas de secretaria general, tendrá que emplearse a fondo para tratar de conciliar a ambas familias como ya, de hecho, ya hizo el dimitido Ignacio Caraballo cuando hubo que confeccionar las listas al Congreso de las pasadas elecciones generales, lo que contó en su día con el respaldo de Sevilla y Madrid.

Pero, al hilo de lo que comentábamos al principio, Susana Díaz sabe que está siendo cuestionada en provincias como Jaén, donde ya el diputado Felipe Sicilia no oculta su deseo de aspirar a ser candidato a la presidencia de la Junta, o Sevilla, donde el alcalde Juan Espadas también podría dar el paso de liderar alguna candidatura al Gobierno andaluz llegado el momento.

Susana Díaz, por cierto, esta semana rompió su silencio para pedir que se cuente “mucho” con los alcaldes críticos, lo que fue entendido por observadores como la decisión de la secretaria general de alinearse más al lado de los munícipes que de la gestora, que por cierto fue nombrada por la dirección nacional del partido.

Conviene no olvidar, por cierto, que el pasado verano, un nutrido grupo de diputados, senadores y parlamentarios andaluces mostraron su rechazo a la actitud y la gestión de Díaz como líder de la oposición andaluza.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:El Avispero