Con nombre propio

Tres años sin Rafa León

El onubense Rafael Léon, militante de Izquierda Unida y ecologista, falleció en la mañana del viernes 8 de noviembre de 2019 en su propio domicilio a causa de un infarto.

Hoy, día en el que se cumplen tres años de su partida, el escritor Paco Huelva recuerda a su amigo y lo que escribió en el momento en el que se enteró de su fallecimiento.

LOS MENSAJES

«Rafa León ha muerto», dice un mensaje que tengo en el teléfono. Eva Rodríguez ha dicho en un mensaje que tengo en el teléfono, que Rafa León ha muerto. Así, como se despacha el pan o la carne en una tienda. Llamo a Eva y me confirma que sí, que Rafa León ha muerto, de un infarto. Y Eva, me manda una foto de SERVISA en donde dice que Rafa León está muerto. Y que lo incineran mañana, a Rafa León, a las 13:00. Y Rafa León era un tío grande, muy grande. Con una coleta, las más de las veces también grande.

Todo era grande en Rafa León, hasta su humanidad, su compromiso con los desfavorecidos, a veces con las causas perdidas, no importa, allí estaba siempre Rafa León, aunque estuviera solo, con su bandera reivindicativa, de noche o de día, Rafa León, un tío grande, de izquierdas, como mi mano izquierda que ahora no encuentra las teclas cuando escribo, de los nervios, mi mano izquierda está desolada, como yo, y estoy por llamar a Victoria Caro Regidor o a María Gómez o a Rubiales Manuel o a otros tantos amigos comunes para que me digan también, solo para eso, que Rafa León está muerto, de verdad, o sea, muerto muerto, para siempre, y que lo incineran mañana en SERVISA a las 13:00, a Rafa León.

Y teníamos un proyecto, Rafa León y yo teníamos un proyecto, que aparcamos, pero lo teníamos; él cogía relatos míos y los convertía en poemas, yo cogía poemas suyos y los convertía en relatos; teníamos un proyecto Rafa León y yo, pero lo aparcamos, lo aparcamos el proyecto Rafa León y yo, y no sé en dónde está el proyecto, en qué disco duro, en qué lugar, en qué coño de mundo está el proyecto nuestro, el de Rafa León y yo, juntos, pero lo encontraré el proyecto, porque era bonito, y Rafa está muerto, y lo entierran mañana, y yo estoy en Madrid y Rafa en SERVISA, muerto, y me duele el alma, aunque a Rafa León el alma le importaba un güevo, él era más de ayudar a los vivos, siempre que tuvieran problemas del tipo que fuere, allí estaba Rafa León, grande como una torre, para ayudar, cargado con su compromiso y con su sorna a la vez, porque Rafa cuando caminaba lo hacía por entero, con todas sus cosas, su coleta, su compromiso con la izquierda, con los obreros, su lucha permanente contra el sistema, contra todos los sistemas que oprimen a los otros, a nosotros, a todos, de manera permanente, y soltaba versos endecasílabos como los jilgueros, ya lo dije, y Rafa ya no está, lo entierran en SERVISA mañana a las 13:00, a Rafa León, tan dado a los otros, tan grande y tan pequeño a la vez, tan hondo, tan amigo. Un beso, Rafa.

Llévate el beso que siempre nos dábamos a donde te parezca, que lo quemen contigo y así estaremos juntos.

Rafa León ha muerto y lo entierran mañana en Servisa a la una, a Rafa. Y yo no sé qué hacer, pero voy a salir de casa y me voy a perder por el Barrio de las Letras en honor a Rafa, a pensar en Rafa, a estar con Rafa, en silencio, sin algarabías ni tormentos como siempre estuvimos, juntos en la distancia.
Madrid, 8 de noviembre de 2019.

(IN MEMORIAM).

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF SANIDAD - DIC2022

Más noticias sobre:Con nombre propio