DestacadosMoguerProvinciaÚltima Hora

Un guardia civil se enfrenta a 4,6 años de cárcel por pedir dinero por no denunciar

Presuntamente pidió más de 3.000 euros por no denunciar una serie de irregularidades que había detectado en una finca de Moguer y ahora se enfrenta a una pena de cuatro años y medio de prisión por un posible delito de cohecho. Se trata de un agente de la Guardia Civil que se sentará en el banquillo de los acusados el próximo día 13 del mes en curso.

En concreto, el juicio tendrá lugar en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva, después de que se haya tenido que suspender en dos ocasiones por enfermedad del acusado, según informó Efe.

La Fiscalía, en su escrito de acusación, solicita además el pago de una multa de unos 5.500 euros y la inhabilitación especial para las funciones del Cuerpo de la Guardia Civil por tiempo de nueve años.

Considera probado que el acusado aprovechando su condición de funcionario de la Guardia Civil, sobre las 19:00 horas del 25 de julio de 2011 se personó uniformado y en vehículo de la Guardia Civil en una finca de Moguer donde se hizo con el teléfono de uno de sus inquilinos, a su socio a su vez de la empresa que la explotaba.

Al día siguiente, aprovechándose igualmente de su condición de agente, llamó a esta persona identificándose como alférez del Seprona, y le pidió entre 3.000 y 4.000 euros por no denunciarle por una serie de supuestas irregularidades que había encontrado en la finca, relacionadas con actividades de movimientos de tierra y desbrozado sin tener la autorización debida.

En días posteriores el acusado realizó a estas personas múltiples llamadas insistiendo en el pago y en cómo debía hacerlo, accediendo ésta finalmente a su requerimiento, no sin antes haber puesto los hechos que consideraba un chantaje en conocimiento de la Guardia Civil.

El acusado fue detenido el 9 de agosto de 2011 en el marco de un operativo diseñado por la Guardia Civil tras tener conocimiento, a raíz de la intervención de la comunicaciones telefónicas entre éste y el perjudicado, del lugar y la hora en que se iba a hacer entrega del dinero.

El perjudicado dejó una bolsa con dinero, un total de 450 euros, en el interior de un sobre envuelto en papel higiénico y botellas de agua y refresco, en dicho lugar al que posteriormente se acercaría el agente para buscarla, momento en el que fue detenido.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Destacados