Cuenta atrás para la renovación en el PSOE de Espadas

Los críticos esperan la renovación de liderazgos en la secretaría general del PSOE-A y en provincias como Huelva tras las europeas

Juan Espadas junto a representantes provinciales del PSOE de Huelva
photo_camera Juan Espadas junto a representantes provinciales del PSOE de Huelva

El sector crítico continúa en su lucha por conseguir la renovación de liderazgo en el PSOE-A tras la evidente pérdida de apoyos electorales en la federación andaluza que dirige el exalcalde de Sevilla, Juan Espadas. Sin embargo, los cambios no sólo quedarían ahí.

Cuentan a El Avispero que una vez celebradas las elecciones europeas del próximo 9 de junio, buena parte de la militancia crítica espera ansiosa que de una vez por todas el PSOE tome decisiones desde el Comité Federal. De hecho, ya algunos medios apuntan que tras la cita electoral es probable la sustitución de la vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero así como la renovación del número tres del partido, Santos Cerdán

A los fuertes rumores de cambios en la estructura nacional del partido unido se suma la recogida de firmas procedentes de militantes de base que se autoproclaman como “voz de conciencia”, y con la que se pretende impulsar cambios profundos en un PSOE que, según aseguran, “ha tocado fondo”. Para ello exhiben el último barómetro electoral que confirma el “afianzamiento” del PP de Juanma Moreno en la comunidad andaluza y la “peor puntuación” para Espadas, destacan.

Por otro lado, el sector crítico pretende visitar las agrupaciones provinciales donde sean invitados para exponer sus planteamientos como consecuencia de la situación “deplorable” de los socialistas en la región. Confirman que en el PSOE-A no hay “capacidad de reacción” ni “poder de convocatoria” ya que ni los “fuegos de artificio” de los múltiples portavoces del partido ni la venida de vicepresidentas del Gobierno a Andalucía logran congregar a simpatizantes en actos para las europeas.

En el caso de la provincia de Huelva califican de “desastre absoluto” la gestión de la agrupación provincial que dirige María Eugenia Limón. Una situación que que se ha incrementado con el veto al socialista José Luis Ramos para que presidiera Mercasa, al mismo tiempo que señalan el avistamiento de “movimientos” para desvincularse de la expresidenta de la Diputación como la presencia de Gabriel Cruz en la manifestación por las infraestructuras o el posicionamiento mediático del alcalde de Bonares, Juan Antonio García.

Tras las elecciones europeas podrían venir curvas en el PSOE a todos los niveles.