Genio y figura

Muy pocos en Antena 3 TV podrían imaginar en el año 1994 que el nombre del nuevo espacio televisivo, Genio y figura, basado en el humor de chistes, podría llegar a reflejar la realidad de su título en la persona de Gregorio Sánchez “Chiquito de la Calzada”. Hombre de capacidad mental extraordinaria, que creó un nuevo y admirado lenguaje de la risa.

La figura de Chiquito, nacido “después de los dolores” en el barrio de la Trinidad de Málaga fue clave en el éxito de Genio y figura, como fue clave la decisión de su mentor, Tomas Summers, de apostar por él, cuando un directivo del programa -un hombre malo, pecador de la pradera- le propuso prescindir de Chiquito. ¿”Comorrr”?, “me cago en tus muelas”, le respondió.

A los 8 años de edad, “era un bambino”, y Chiquito dijo “papar, paparr, paparr” me voy a cantar por ahí porque “está la cosa muy mala”, ”alataquehrr”. Cantó en patios y tablaos, actuó en el circo Price, fue palmero de Camarón y llegó a cantar flamenco en Japón; un largo viaje este de Japón el cual consideró “más peligroso que un tiroteo dentro de un ascensor”.

A los 18 años se casó con Pepita García, el gran amor de su vida, con la que hizo “la caidita de Roma” y “los diez mandamientos” pero no tuvo hijos. Este cantaor destapó el frasco de su esencia de artista, contando chistes. Puso en escena una comicidad y unos pasos de baile, de dudoso nivel artístico -mezcla de Michael Jackson y cinturón negro karateca- acompañados de vocablos como ¡¡jarrl! y “no puedo, no puedo, no puedo”. Mezcla de ingenio y el cante por sus “conductos vocales”, se movía por los escenarios, muy lento con “a guán a peich, e pann”, y más rápido, con “sieete caballo que vienen de Bonaaanzarr”, románticamente en español e inglés con “un lago negro, un lago blanco” y ”acandemor enarr emorrr… Nu Yorr , Nu Yorr”

El humor de Chiquito de la Calzada no es escatológico, ni genital, a pesar del “fistro diodenal” y de “la guarrerida española”. No es humor típico español “noorrr”, sino que surge de las barrabasadas del intelecto y la razón. “Te dah cuen”. Hablamos de un artista que rompe moldes contando chistes y que trabajó muchísimo más que el sastre de Tarzán, “cuidadin”. En noviembre de 2016, Málaga reconoce su trabajo, nombrándolo hijo predilecto.

A los 85 años le falló la salud. No sabemos si sufrió un problema “en el fistro diodenal” o un “amatoma sexual”. Lo cierto es que “una mala tarde la tiene cualquiera” y el prestigioso doctor alemán “Grijander Agromenáuer Jálen” no pudo hacer nada por retenerlo con nosotros. Se nos fue “físicamente, moralmente y diplomáticamente” una persona sencilla y humilde que tuvo muchos amigos; entre ellos a “la Meretérica”. En el epitafio a Chiquito, yo hubiese escrito:

¡Quietorrr!. Me han hecho “pupita” y, por la gloria de mi madre, que me voy con mi Pepita.