La conmovedora historia de amistad de la enfermera Ángela Feria y Paula Báñez

undefined
photo_camera Angela María Feria junto a Paula Báñez

Ángela Feria, enfermera lepera (29) conoció a Paula Báñez (11) en la planta del Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, cuando a inicios de noviembre, esta pequeña de Almonte tuvo que ser ingresada por lo que al principio parecía un simple resfriado del que no terminaba de recuperarse.

"Conectamos desde el primer día", dice Ángela. La enfermera recuerda que sobre esas fechas era Navidad, y le regaló a Paula un árbol para decorar la habitación del hospital. "Y así empezó todo".

En la lucha contra la leucemia, encontrar un donante de médula es una tarea ardua; los familiares cercanos a Paula no eran compatibles y, ante esto, Ángela tomó la iniciativa para poner en marcha una verdadera campaña para encontrar un donante: "Sigue Nadando Dory", un movimiento con el que todo el mundo se ha volcado.

Hace pocas semanas, desde su perfil daban la gran noticia: habían dado con un donante compatible con Paula. Y a raíz de todo esto, las donaciones de médula en Huelva también "han aumentado muchísimo", afirma Ángela. Dos grandes noticias que demuestran que en medio del caos, surge siempre la esperanza.

 

¿Cómo es tu relación con Paula y con su familia?

Nosotras conectamos desde el primer día: Paula es una niña súper educada con unos padres maravillosos. Con este tipo de pacientes empatizas mucho porque pasan largas temporadas en el hospital. Con ellos, surge un cariño como más humano, un trato más familiar. Prácticamente ellos son como de mi familia. Hablo con ellos todos los días por whatsapp, ahora que por ejemplo Paula no está en el hospital.

 

¿Cómo surgió la idea de poner en marcha la campaña "Sigue Nadando Dory"?

Yo me acuerdo que una noche los padres estaban preocupados porque ni ellos ni gente cercana a la familia eran compatibles con Paula. Al final los días pasaban y, aunque la niña estaba bien, les dije a los padres que si no difundíamos el caso sería complicado encontrar a un donante compatible.

Propuse a los padres de Paula crear un perfil de Instagram pero, en un primer momento, los padres fueron reticentes al desconocer el funcionamiento de las redes sociales.

Entonces publiqué el caso de Paula en mi Facebook personal. Ese mismo día por la noche el padre de Paula me llamó y me dijo: “Ángela, esto tenemos que hacerlo”, al haber recibido muchísimas llamadas. Todo el mundo se volcó y, al día siguiente, creamos el perfil de Instagram Sigue nadando Dory.

undefined

¿Y de dónde viene el nombre de Dory?

Paula es una niña muy olvidadiza, se le olvida todo. Entonces, un día en la habitación, le dije entre bromas que tenía memoria de pez como Dory de Buscando a Nemo. Entonces, ya cuando creamos el perfil de Instagram pensé que no podía llamarse de otra manera que Sigue Nadando Dory.

¿Cómo fue el momento en el que recibís la noticia de que hay una médula compatible?

En una consulta entre ciclos de tratamientos, comunicaron a la familia que había dos personas compatibles con ella. Sí que es verdad que fue un momento de felicidad absoluta, los padres estaban muy contentos, aunque también sintieron un poco de miedo por todo el proceso que conlleva.

¿Se han aumentado las donaciones de médula desde la campaña Sigue Nadando Dory?

Han aumentado muchísimo; aquí hay un protocolo: la sede de la Fundación de Josep Carreras, que gestiona las donaciones de médula, está en Barcelona. Entonces a cualquier hospital en el que vayas a donar médula de España, las muestras van hasta allí. Antes en Huelva se mandaban muestras una vez a la semana, pero a partir de este movimiento, se están enviando muestras todos los días por que ha aumentado la afluencia de donaciones.

undefined

¿Cómo es el proceso de donar médula? ¿Dónde se hace y quiénes pueden?

Hay un rango de edad para donar médula que va entre las personas de 18 y 40 años. Dentro de ese rango, un médico evalúa cada caso.

Para donar médula en Huelva hay que acudir al Centro de Transfusión en el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, sin necesidad de pedir cita. En ese primer día, te informan sobre el procedimiento y te realizan una analítica de sangre para entrar dentro del banco de donaciones mundial REDMO.

undefined

A partir de ahí, te pueden llamar informándote de que eres compatible con alguien (nunca te van a decir con quién porque es anónimo). El siguiente paso, es una intervención muy sencilla por vía periférica que se hace en el Virgen de Rocío de Sevilla: es como sacarte sangre, solo que estás en una camilla durante aproximadamente tres horas en la que puedes hablar, estar con el móvil, estar con un acompañante... Y al día siguiente haces vida normal. Además, el número de veces que una persona puede donar médula es ilimitado.

 

¿Qué te ha enseñado Paula de todo este proceso?

A nivel personal es muy gratificante... Muchas veces me voy a dormir y digo, oye que a lo mejor he hecho feliz a esta niña o a su familia... Yo siempre digo que es un proceso muy duro, pero me quedo con lo bueno: prácticamente ellos son ya parte de mi familia.

Más en La entrevista