La falta de médicos obliga a contar con facultativos en su último año de formación en todo el país

Comunidades como Andalucía vuelven a pedir al Ministerio medidas extraordinarias para cubrir la falta de médicos en todo el país

Consulta
photo_camera Consulta

La ausencia de medidas para paliar el déficit de médicos en la sanidad española ha vuelto a cobrar protagonismo después de que el Ministerio de Sanidad accediera a las peticiones de las comunidades autónomas, aunque con limitaciones, para que los médicos internos residentes (MIR) que estén en su último año de formación puedan ejercer su labor en los diferentes centros médicos.

Las circunstancias este verano son muy diferentes ya que otros años los MIR al finalizar antes de las vacaciones podían ejercer su labor, pero la promoción actual que inició su formación más tarde en 2020 como consecuencia de la pandemia no termina hasta septiembre; por lo que se retrasa su entrada en el sistema sanitario.

Así, comunidades autónomas como Andalucía exigieron en la última reunión mantenida con el Ministerio de Sanidad medidas para una situación excepcional de los MIR, con el objetivo de que puedan movilizarse a otros centros sanitarios donde, igualmente, estén tutorizados por especialistas, aunque no esté su docente adjunto. Estos residentes, además, recibirían un complemento para alcanzar el sueldo que cobrarían en dos meses como facultativo especialista. aclaran desde la consejería andaluza.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Mónica García parecía cambiar su parecer asegurando que los médicos de cuarto año de medicina familiar y comunitaria puede "hacerse cargo de forma autónoma y completa”, siempre y cuando tengan supervisión, que no tiene que ser de su tutor, sino de otro profesional". Su departamento no se "saltará la ley", insiste.

Consejeros de las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial junto a la ministra, Mónica García.
Consejeros de las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial junto a la ministra, Mónica García.

La propuesta general de comunidades autónomas como Andalucía va orientada a cubrir una situación excepcional que, como recuerda la consejera de Salud y Consumo, Catalina García, ayudaría a cubrir las 500 plazas no cubiertas y la jubilación de 489 profesionales que dejan a la plantilla con un 16% menos que el pasado año por estas fechas. Aunque como advierte, Andalucía “necesita más medidas”.

Al hilo de esto último, la consejera andaluza también recordó que tanto a esta ministra, desde hace seis meses, como a los cinco ministros anteriores de Sanidad del Gobierno de Pedro Sánchez, se les ha reclamado un aumento extraordinario de las plazas MIR —1.000 plazas anuales durante cuatro años—. “Si este aumento se hubiera producido desde el primer momento que lo propusimos, este año en lugar de 369 MIR estaríamos hablando de más de 600 que equilibrarían la entrada de nuevos especialistas con las jubilaciones de este año”, ha apuntado.

De este modo, García ha incidido en que esta preocupación por parte de las comunidades autónomas ha sido referida al Consejo Interterritorial desde hace seis meses, “no es ninguna novedad ni algo sobrevenido”, ha apostillado. En este sentido, ha recordado que el pasado 5 de junio, en el Pleno Extraordinario, hubo un compromiso explícito de la ministra de recoger en un documento las medidas propuestas por las comunidades autónomas para los MIR que este año acaban su formación en septiembre. Acciones, ha dicho, que no afectaban a la formación de los residentes ni tampoco contradecían la Ley.